16 de noviembre de 2015

Intuidos privilegios



Llega a mis oídos, ignoro si de forma fidedigna, la historia de una chica que, buscando para una boda un top, a juego con el color del vestido, tras no encontrarlo por ningún sitio da en entrar a un bazar chino. Allí, tal vez porque no existe cosa que estos establecimientos no tengan, lo adquiere antes de que la acucia previa al evento descuelle en histeria.

El caso es que durante el banquete comienza a notar un leve picor en el pecho, que aumenta hasta hacerse insoportable y desemboca en visita a urgencias. Se dice que el médico, nada más verla, le pregunta a bocajarro si ha comprado la prenda en un chino. La chica, algo turbada ante esa clarividencia, contesta que sí. Tiene enrojecido parte del pecho y el abdomen, y el facultativo le augura que esa irritación de la epidermis evolucionará a peor. El pronóstico se cumple, y poco después a la afectada se le levantan ampollas en la piel. 

Llegado este punto, decide emprender acciones legales y pone una denuncia a la tienda que le vendió la prenda. Pese a la evidencia, su reclamación no prospera, el asunto queda en nada y no consigue reparación alguna. Las ampollas le han dejado secuelas en la piel, unas marcas que le afean el torso y hasta el día de hoy la siguen acomplejando a la hora de, por ejemplo, ponerse un biquini en verano.

Aquí termina la historia, del modo en que a uno se le ha permitido conocerla. A menudo entra en juego en casos como este, ignoro si fomentada por dosis de racismo o xenofobia, la suspicacia ante intuidos privilegios para los comerciantes chinos. Al pequeño autónomo, que ve cómo Sanidad, Trabajo o Hacienda no dejan de inspeccionarle y exigirle, le produce una estupefacción sin límite escuchar cómo casos de este tipo quedan archivados sin sanción o penalización alguna.

2 comentarios:

  1. Hola, Sandra. Como digo, no tengo la seguridad de que haya ocurrido así, simplemente transmito algo que me llega, pero al ser varias las historias en este mismo sentido he decidido compartir una, con el riesgo, supongo, de que se le pueda considerar a uno un tanto racista por expresar esta suspicacia. Un saludo.

    ResponderEliminar