26 de julio de 2017

Choque de trenes



CHOQUE DE TRENES

A más de un novelista
inspiran los detalles como este.
Los bosques -y quién sabe
si algún lector-
acaso agradezcan que yo
no pertenezca al gremio.
Escena triste:
un padre y su hijo, ayer,
en la estación ferroviaria.
Abrazándose con la misma fuerza
(e idéntico cariño inexistente)
que dos coches que impactan
de frente
en mitad de una tormenta de nieve.
Aquello fue, más que un abrazo
-no engañaban las caras-,
auténtico choque de trenes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario