14 de agosto de 2019

Especulación


ESPECULACIÓN

Me intriga la actitud
que exhiben los espejos
cuando se acerca uno en un mal día.
Por fastidio, angustia o por cansancio
nuestro mundo interior se ha luxado.
Pero el espejo -sería lo lógico-
no nos muestra hechos trizas, fracturados,
con porte de retrato picassiano,
y traza nuestro rostro como siempre.
Se agradece en el fondo que el azogue
no derive en bocetos vanguardistas,
y sin embargo
el fenómeno roza lo fantástico.
Ese malabarismo fulgurante
que emprenden, siempre me deja confuso.
De qué forma se las ingeniarán
para mostrarnos de una sola pieza.


© Jesús Artacho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario