20 de julio de 2017

Súbito viento refrescante



INVOCACIÓN AL VIENTO DE LA TARDE

Súbito viento refrescante
que soplas agitando las livianas
cortinas de la sala en sombras,
inundando de pájaros
y luces sosegadas de sereno crepúsculo
el miedo sofocante varado en el pasillo,
por donde, enfermo, vaga un corazón que se deshoja;
sigue soplando, viento de la tarde,
penetra en esta ruina de hojas enfangadas
y corrupta floresta; que tu aliento
remoto resucite la pasión
de vivir, el coraje necesario
para poder cantar, para poder volar,
incluso apresado en el nido de la muerte.


José Luis Parra (Madrid, 1944), Cimas y abismos. Antología poética (Renacimiento, 2012).

15 de julio de 2017

Tan impasible como siempre



TELEVISIÓN
(Valencia, 1963)


"Recuerdo que de todos los niños de la pandilla del barrio yo era el único que tenía televisor y que ese día salí disparado del salón familiar y, bajando las escaleras de cuatro en cuatro, alcancé la calle y fui al bar donde jugábamos al futbolín y les grité a todos que habían matado a John Kennedy; lo grité varias veces muy exaltado, "¡Han matado a Kennedy, han matado a Kennedy!", y recuerdo que el jefe de la pandilla, tan impasible como siempre, me dijo: "¿Y?"."


Relato incluido en Hijos sin hijos, de Enrique Vila-Matas (Barcelona, 1948), publicado originalmente en Anagrama en 1993 y reeditado luego en DeBolsillo en 2012.

9 de julio de 2017

Cobijo

Wilson Lau


COBIJO

Termina un día nefasto. 
                                      Te tiras 
en el sofá, pones la tele, empieza 
La 2 Noticias. Después de las horas 
y horas sin hablar con nadie, de pie 
en el bus, en la oscuridad del cine, 
en el súper (hola, parking no, gracias, 
hasta luego), la imposibilidad 
continua de abrazo y 
la ciudad que te escupe en las entrañas y 
rótulos y neones en las retinas y 
miradas de indiferencia, agolpándose 
en la mente sin verbalizar nada 
(solo pensamientos...), 

miras ahora la tele, en esa casa 
–más que hogar prolongación 
de la intemperie–, y durante media hora, 
en ese tono, esa cercanía, esa humanidad 
encuentras algo 
no muy diferente a una sostenida 
–y reconfortante– 
sensación de cobijo 
en la que hundirse es tierno.


De Aproximación a la herida (Baile del Sol, 2016).