18 de enero de 2018

Fotografía: Artur Pastor



Comparto algunas imágenes tomadas por Artur Pastor, fotógrafo portugués fallecido en 1999. Se ubican mayormente en el mundo rural, donde Pastor retrata a gentes en distintas labores y profesiones (agricultura, ganadería, pesca). La mayoría de las fotografías de esta entrada están fechadas en los años 40-60 del siglo XX. 

Este tumblr está dedicado a la divulgación de su obra. Dejo también enlace a su entrada en Wikipedia. Agradezco a María Sánchez el descubrimiento.













9 de enero de 2018

Microrrelato: "Ágrafo fatal"

Dustin Lee


ÁGRAFO FATAL


Originalidad ante todo: era su lema. Abominaba las frases hechas, las palabras gastadas, los argumentos trillados.
Escribió un relato. Tiempo después, leyendo a Vila-Matas, encontró una frase idéntica a una muy genuina que él había escrito. 
Tituló un libro. Meses después, descubrió que ese título ya lo había utilizado, años atrás, Rodrigo Fresán. 
Compuso un prolijo texto sin emplear nunca la vocal e. Más tarde, supo que algo así fue experimentado ya por un tal Perec. 
Rizó el rizo y escribió acerca de un letraherido torturado porque todas sus obras no parecían sino copias. Pero también en esto se le habían adelantado... 
Lo enfurecía oír la frase “nada nuevo bajo el sol”, pues opinaba que no todo está inventado. Pero, por cuestiones de temperamento, bajaba pronto los brazos, y horrorizado ante la posibilidad de que cualquier cosa que saliese de su bolígrafo anduviese ya escrita, por otra persona, quién sabe si en otro tiempo, ante la idea espantosa de que sus creaciones fuesen réplicas, rajó todos sus papeles y dejó para siempre de escribir.


*Microrrelato originalmente publicado en Microcuento.es


6 de enero de 2018

Películas vistas en 2017

Fotograma de Paterson (2016), de Jim Jarmusch

-Permanent vacation (1980), de Jim Jarmusch 
-Buscando a Vivian Maier (2013), de John Maloof y Charlie Siskel
-Mercado de futuros (2011), de Mercedes Álvarez
-Transeúntes (2015), de Luis Aller
-Paterson (2016), de Jim Jarmusch
-Avaricia (1924), de Erich von Stroheim
-L'Atalante (1934), de Jean Vigo
-Hermosa juventud (2014), de Jaime Rosales
-La vida de bohemia (1992), de Aki Kaurismäki
-La vida es un milagro (2004), de Emir Kusturica
-Amanecer (1927), de F. W. Murnau
-El acorazado Potemkin (1925), de Sergei M. Eisenstein
-Celebración (1998), de Thomas Vinterberg
-Close-Up (1990), de Abbas Kiarostami
-Sombras en el paraíso (1986), de Aki Kaurismäki
-El porvenir (2016), de Mia Hansen-Love
-El buscavidas (1961), de Robert Rossen
-El viajante (2016), de Asghar Farhadi
-Eva al desnudo (1950), de Joseph L. Mankiewicz
-Rocky (1976), de John G. Avildsen
-La juventud (2015), de Paolo Sorrentino
-A propósito de Llewyn Davis (2013), de Joel y Ethan Coen
-Días del cielo (1978), de Terrence Malick
-Johnny Guitar (1954), de Nicholas Ray
-Café Society (2016), de Woody Allen
-La vida de Brian (1979), de Terry Jones
-La habitación (2015), de Lenny Abrahamson
-La próxima piel (2016), de Isaki Lacuesta e Isa Campo
-Blade runner (1982), de Ridley Scott
-Ser o no ser (1942), de Ernst Lubitsch
-Toro salvaje (1980), de Martin Scorsese
-Toni Erdmann (2016), de Maren Ade
-Sparrows (Gorriones) (2015), de Rúnar Rúnarsson
-El pisito (1959), de Marco Ferreri e Isidoro M. Ferry
-Hiroshima, mon amour (1959), de Alain Resnais
-Verano 1993 (2017), de Carla Simón
-El ciudadano ilustre (2016), de Mariano Cohn y Gastón Duprat
-Una pastelería en Tokio (2015), de Naomi Kawase
-Monsieur Verdoux (1947), de Charles Chaplin
-El país de las maravillas (2014), de Alice Rohrwacher
-Solas (1999), de Benito Zambrano
-Cantábrico (2017), de Joaquín Gutiérrez Acha
-Uno por ciento, esquizofrenia (2006), de Ione Hernández
-La soledad del corredor de fondo (1962), de Tony Richardson
-Los santos inocentes (1984), de Mario Camus
-I'm not there (2007), de Todd Haynes
-Las vírgenes suicidas (1999), de Sofia Coppola
-Rebobine, por favor (2008), de Michel Gondry
-Vacaciones en Roma (1953), de William Wyler
-La pianista (2001), de Michael Haneke
-Gran Torino (2008), de Clint Eastwood
-De aquí a la eternidad (1953), de Fred Zinnemann
-Historia de una pasión (2016), de Terence Davies
-Perros de paja (1971), de Sam Peckinpah
-Novecento (1976), de Bernardo Bertolucci
-El hotel eléctrico (1908), de Segundo de Chomón
-Las horas (2002), de Stephen Daldry
-Timbuktu (2014), de Abderrahmane Sissako
-El hobbit: un viaje inesperado (2012), de Peter Jackson
-El niño de la bicicleta (2011), de Jean-Pierre y Luc Dardenne
-Doña Clara (2016), de Kleber Mendonça Filho
-Cantando bajo la lluvia (1952), de Stanley Donen y Gene Kelly
-Un corazón en invierno (1992), de Claude Sautet
-La ciénaga (2001), de Lucrecia Martel
-Mañana (2015), de Cyril Dion y Mélanie Laurent
-Yi Yi (2000), de Edward Yang
-Al azar de Baltasar (1966), de Robert Bresson
-Ariel (1988), de Aki Kaurismäki
-Fresas salvajes (1957), de Ingmar Bergman
-Timecode (C) (2016), de Juanjo Giménez Peña
-La fiera de mi niña (1938), de Howard Hawks
-Aquel querido mes de agosto (2008), de Miguel Gomes
-El doctor Frankenstein (1931), de James Whale
-Alps (2011), de Yorgos Lanthimos
-Fitzcarraldo (1982), de Werner Herzog
-Trenes rigurosamente vigilados (1966), de Jirí Menzel
-El mundo sigue (1963), de Fernando Fernán-Gómez
-El abrazo de la serpiente (2015), de Ciro Guerra
-Rosalie Blum (2015), de Julien Rappeneau
-Guest (2010), de José Luis Guerín
-Mouchette (1967), de Robert Bresson
-Nostalgia de la luz (2010), de Patricio Guzmán

30 de diciembre de 2017

Lo mejor de 2017

¿Cansado de listas con lo mejor del año? Malas noticias, porque aquí lanzo -a la saturada blogosfera- una más, siguiendo la arraigada costumbre. 

En cuanto a libros (sin que el orden en que aparecen indique prelación), destacaría los siguientes:

-La manía, de Andrés Trapiello (Pre-Textos). Probablemente el mejor volumen de los diarios del autor que he podido leer hasta la fecha. Un comentario más extenso aquí.


-Las flores del mal, de Charles Baudelaire (Cátedra). Un clásico en lo que a poesía se refiere.


-Manual para mujeres de la limpieza, de Lucia Berlin (Alfaguara). Aceptamos a Berlin entre nuestros cuentistas estadounidenses predilectos. Un comentario más extenso aquí.


-Las cosas del campo, de José Antonio Muñoz Rojas (Pre-Textos). Libro de un lirismo y una sensibilidad exquisitos. Para amantes de la naturaleza y del mundo rural.


-El retrato de Dorian Gray, de Oscar Wilde (Valdemar). Un clásico durante mucho tiempo pospuesto que por fin leí este año.


-En la belleza ajena, de Adam Zagajewski (Pre-Textos). 


-Instrumental, de James Rhodes (Blackie Books).


-A sangre y fuego, de Manuel Chaves Nogales (Libros del Asteroide). Tremendas historias sobre la guerra civil que muestran la sinrazón y la barbarie que suelen imperar en ambos bandos durante este tipo de contiendas.



En cuanto a películas, he de decir que este año he visto más cine. Se quedan fuera de la lista muy buenos títulos, pero destacaría los siguientes:

-L'Atalante (1934), de Jean Vigo.


-Avaricia (1924), de Erich von Stroheim.


-La vida de bohemia (1992), de Aki Kaurismäki.


-El viajante (2016), de Asghar Farhadi.


-Días del cielo (1978), de Terrence Malick.


-Monsieur Verdoux (1947), de Charles Chaplin.


-Toro salvaje (1980), de Martin Scorsese.


-Perros de paja (1971), de Sam Peckinpah.


-La ciénaga (2001), de Lucrecia Martel.


-Aquel querido mes de agosto (2008), de Miguel Gomes.


Y esto es todo. Feliz año nuevo para todos.

28 de diciembre de 2017

Lecturas de 2017

Ales Krivec

-El retrato de Dorian Gray, de Oscar Wilde
-Mi planta de naranja lima, de José Mauro de Vasconcelos 
-Las flores del mal, de Charles Baudelaire 
-Mafalda 8, de Quino 
-Sólo hechos, de Andrés Trapiello 
-Me acuerdo, de Georges Perec
-Fando y Lis – Guernica – La bicicleta del condenado, de Fernando Arrabal 
-Las cosas del campo, de José Antonio Muñoz Rojas 
-En la belleza ajena, de Adam Zagajewski 
-Instrumental, de James Rhodes
-A la sombra de las muchachas en flor, de Marcel Proust 
-La campana de cristal, de Sylvia Plath
-La lluvia amarilla, de Julio Llamazares 
-El matrimonio de los peces rojos, de Guadalupe Nettel
-Aforismos de Zürau, de Franz Kafka
-Punto de fuga, de David Markson
-La mirada del observador, de Marc Behm
-Manual para mujeres de la limpieza, de Lucia Berlin
-Yo amo a mi mami, de Jaime Bayly
-Matate, amor, de Ariana Harwicz
-Diarios (1999-2003), de Iñaki Uriarte
-Los Cinco y yo, de Antonio Orejudo
-El cielo protector, de Paul Bowles
-Cartas de lejos, de Josep Pla
-Hijos sin hijos, de Enrique Vila-Matas
-Cimas y abismos. Antología poética, de José Luis Parra
-Pepita Jiménez, de Juan Valera
-Los silencios de fuego, de Antonio Colinas
-Somos el tiempo que nos queda, de José Manuel Caballero Bonald
-La manía, de Andrés Trapiello 
-La utilidad de lo inútil, de Nuccio Ordine
-El mundo de Guermantes, de Marcel Proust
-Sostiene Pereira, de Antonio Tabucchi
-La ventana alta, de Raymond Chandler
-Las bailarinas muertas, de Antonio Soler
-Misteriosamente feliz, de Joan Margarit
-Claros del bosque, de María Zambrano
-Paseo de los tristes, de Javier Egea
-La España vacía, de Sergio del Molino
-La intimidad de la serpiente, de Luis García Montero 
-La muchacha de las bragas de oro, de Juan Marsé
-Hilo de oro (Antología poética, 1974-2011), de Eloy Sánchez Rosillo 
-Manual de literatura para caníbales, de Rafael Reig
-Las tribulaciones del estudiante Törless, de Robert Musil
-Mala letra, de Sara Mesa 
-Una manzana en la nevera, de Sandra Sánchez 
-Las noches de Flores, de César Aira 
-Siete moderno, de Andrés Trapiello 
-A sangre y fuego, de Manuel Chaves Nogales 
-Seguir un buzón, de Virginia Aguilar Bautista
-Alguien que anda por ahí, de Julio Cortázar

20 de noviembre de 2017

"Mala letra", de Sara Mesa


Mala letra (Anagrama, 2016) es el tercer libro de relatos de la sevillana Sara Mesa, a la que comenzamos a conocer en mayor medida a raíz de la publicación de Cicatriz (Anagrama, 2015), que cosechó un notable éxito de crítica y público. Antes de ello ya había sido finalista del Premio Herralde en 2012 con Cuatro por cuatro y ganadora del premio Málaga de Novela con Un incendio invisible, que este año ha reeditado Anagrama, además de publicar, entre otros títulos, la novela El trepanador de cerebros (Tropo, 2010). Se compone Mala letra de once relatos. Comentaré con brevedad algunos de ellos.

En el primero, "El cárabo", nos encontramos con la tristeza de una madre joven que no ha sabido estar a la altura de las circunstancias, con la culpa subsiguiente. Un relato bien llevado, con una conseguida tensión, si bien al final queda el regusto de que faltó algo (aunque bien pudiera la carencia estar en el entendimiento de este reseñista). Me chirría un poco la expresión "para prestarle cada molécula de calor" (la cursiva es mía). 

El segundo relato es "Mármol", de palpable sustrato autobiográfico, a vueltas con los años escolares y nuestra visión de la muerte por entonces, a través de un suceso trágico de los que no se olvidan. Un cuento sencillo y efectivo, con coda metaliteraria. Destacaría esa forma de escribir atenta a los matices y a no presentar una visión unívoca, maniquea, de los hechos. Ese dialogismo me gusta. Aquí entra en juego el título del volumen, pues la narradora cuenta cómo un profesor a menudo le corregía su forma de coger el lápiz, a todas luces alejada de los cánones que dictaban los cuadernillos Rubio (véase la imagen de portada). Me ha gustado mucho.

Le sigue uno de mis preferidos, "Apenas unos milímetros", donde de nuevo queda patente la perspicacia de la autora, su inteligencia, hondura y buen hacer. Lo dicho sobre "Mármol", a propósito de los matices y la huida de lo maniqueo, vuelve -y es de celebrar- a manifestarse aquí.

"Creamy milk and crunchy chocolate" trata el tema de la culpa y la posibilidad de redención, a partir de -no quisiera desvelar en exceso las tramas- un accidente cotidiano. Aunque la forma de cerrarlo no me parezca la más afortunada, se sigue con mucho interés.

"Nosotros, los blancos", es el relato más largo del libro, de unas cuarenta páginas. Tiene lugar en la ciudad ficticia de Cárdenas, topónimo recurrente en estos relatos y, por lo que he visto, también en otras obras de Sara Mesa. Se trata de una historia de vidas grises que se ven involucradas a su pesar en problemas a los que uno asiste con un pesar progresivo. Me ha hecho pensar, no sé por qué, en el cine de los hermanos Dardenne, que me suele gustar. "Todo el mundo parecía bien acompañado: las risas, el brillo de copas entrechocando, la espuma de la cerveza, todas aquellas cosas que pertenecían a los demás pero no a mí", leemos.

"Papá es de goma" es quizá el que menos me ha convencido, por demasiado hermético. Los protagonistas son niños. Aunque es muy efectiva la recreación de la atmósfera y tiene interés lo que se cuenta, la información que recibe el lector resulta escasa y quedan en el aire demasiadas preguntas, a mi juicio.

"¿Qué nos está pasando?", en cambio, es otro de mis preferidos. Un relato del mundo laboral -y los límites de ciertas relaciones tácitas de vasallaje que pueden llegar a establecerse- donde encontramos a un empresario -macho alfa- y una dupla de empleadas más jóvenes. Contado sin linealidad cronológica, demuestra un buen despliegue de recursos narrativos. Un relato muy logrado.

Cierra el libro "Mustélidos", un texto con poca acción que se centra en el diálogo entre un chico y una chica, compañeros de trabajo, durante un viaje y la visita a un museo, grosso modo. Ella ha publicado un libro de relatos que él ha leído y del que le lanza diversas críticas y quejas, a raíz de lo cual se genera un interesante coloquio a propósito del acto creativo, los prejuicios sobre "lo femenino", etc.  

En general, Mala letra (finalista del premio Setenil) me ha parecido un libro de relatos bastante bueno, que apela a un lector activo, inteligente, donde observamos a una autora que maneja con soltura los recursos (la elipsis, por ejemplo), con un estilo sin grandes artificios y buena mano para la creación de atmósferas y para mantener la intensidad en sus historias. Ha sido una grata lectura, y sigo dispuesto, pues, a sumergirme en nuevos libros de cuentos de Sara Mesa y, por supuesto, en la novela Cicatriz.


La dama del armiño (1490), de Leonardo da Vinci