18 de octubre de 2017

Presencia

Fotograma de La tienda en la Calle Mayor (1965)

PRESENCIA

No había el sábado colegio.
Mi bisabuela, viuda,
longeva como un drago milenario,
lavaba en silencio su ropa.
Jabón casero en el barreño
y la delicadeza de unas manos
portadoras de amor invicto.
Yo la observaba desde mis cinco años.
Translúcidas mejillas
donde afloraban capilares,
y una mirada humilde y digna.
No había el sábado colegio,
pero sí clase.
Lecciones que volaron al futuro
y recoge el adulto deficiente
en que me convertí.
Ahora, si algo lavo con las manos,
si friego un plato o tiendo la colada,
a menudo me asiste su presencia.
Humana, venerable, luminosa.

11 de octubre de 2017

La fórmula (un poema de Karmelo C. Iribarren)

Masao Yamamoto


LA FÓRMULA


"Hay que estar preparados para lo peor
y disfrutar de lo bueno. Esa es
la fórmula. Saber que nada es duradero;
que la palabra siempre es engañosa,
falsa, equívoca; que lo que hoy nos une
eternamente, mañana será polvo, odio quizás,
historia de la mala; que la vida se venga
en la felicidad. Saber que será así,
o podrá serlo. Y vivir como si el tiempo
nos debiese algo, como si fuese nuestro,
exigiéndole al contado lo que nos pertenece."


Karmelo C. Iribarren.

4 de octubre de 2017

Justicia poética



JUSTICIA POÉTICA


-Escucha este poema de Neruda -dijo ella, que acostumbraba a compartir con su novio lecturas que le gustaban.
Y empezó a vocalizar con cierto arrobo:
-“Sucede que me canso de ser hombre. / Sucede que entro en las sastrerías y en los cines / marchito…”
-Para, para -interrumpió él al punto-. ¿Sucede que me canso de ser hombre? ¿De qué se trata? ¿Es una apología de la homosexualidad? ¿Una invitación al travestismo?
Se hallaban distendidos en el sofá, a medianoche. Ella se enfadó: entendía que el comentario, más que sentido del humor, volvía a evidenciar un sustrato algo homófobo y machista del que ya empezaba a hastiarse.
Pero, sin ninguna gana de discutir a esas horas, calló, como ausente, al tiempo que se descubrió incapaz de seguir aguantando: él, debía aceptarlo cuanto antes, no iba a cambiar de mentalidad. Y aquello, a decir verdad, le parecía que lastraba de forma determinante la relación.
Sin apenas intuirlo, quizá de forma en exceso radical, en ese mismo instante comenzó a imaginarse dejando todo aquello y volviendo, otra vez, a la soledad.


*Microrrelato originalmente publicado en la web Microcuento.es