4 de octubre de 2017

Justicia poética



JUSTICIA POÉTICA


-Escucha este poema de Neruda -dijo ella, que acostumbraba a compartir con su novio lecturas que le gustaban.
Y empezó a vocalizar con cierto arrobo:
-“Sucede que me canso de ser hombre. / Sucede que entro en las sastrerías y en los cines / marchito…”
-Para, para -interrumpió él al punto-. ¿Sucede que me canso de ser hombre? ¿De qué se trata? ¿Es una apología de la homosexualidad? ¿Una invitación al travestismo?
Se hallaban distendidos en el sofá, a medianoche. Ella se enfadó: entendía que el comentario, más que sentido del humor, volvía a evidenciar un sustrato algo homófobo y machista del que ya empezaba a hastiarse.
Pero, sin ninguna gana de discutir a esas horas, calló, como ausente, al tiempo que se descubrió incapaz de seguir aguantando: él, debía aceptarlo cuanto antes, no iba a cambiar de mentalidad. Y aquello, a decir verdad, le parecía que lastraba de forma determinante la relación.
Sin apenas intuirlo, quizá de forma en exceso radical, en ese mismo instante comenzó a imaginarse dejando todo aquello y volviendo, otra vez, a la soledad.


*Microrrelato originalmente publicado en la web Microcuento.es

2 comentarios:

  1. Haría bien en volver a la soledad, si es con lo que fantasea.

    Besos!

    ResponderEliminar
  2. Creo que lo tiene claro, se la ve segura. Besos.

    ResponderEliminar