15 de febrero de 2010

Amanecer

Desperté sobresaltado, pero con el último sueño aún fresco, y recordándolo, comencé a reírme muy bajito (porque era realmente estúpido lo que había soñado) para no despertarla.
Fue inútil. Ella se volvió, con los ojos cerrados me pasó una mano por el pecho y sonriendo dijo: "hay que ver las tonterías que sueñas".
Y se volvió a dormir.

Raúl Rubio Millares, Muestrario (Fundación Municipal de Cultura del Excmo. Ayto. de La Línea de la Concepción, 2007).

2 comentarios: