4 de abril de 2013

El ruletista



Se toma un revólver y se introduce una bala en el tambor de seis. El ruletista se coloca el arma en la sien y aprieta el gatillo. Si sobrevive, gana una pasta. Pone su vida en juego, pero tiene cinco posibilidades entre seis de salir vivo. Claro que, si en lugar de una bala en el revólver se colocan dos, las cosas empiezan a complicarse. Las probabilidades no dejan de reducirse si se colocan tres e incluso cuatro balas. El ruletista que protagoniza esta historia, que desde el inicio aparece rodeado de un halo mítico, puede con eso y más. La gente que se juega la vida de esta forma ya no espera mucho de la vida, son gente sin suerte, sin familia, sin amigos. Pero la mala suerte del protagonista alcanza visos de leyenda.

El cuento está narrado por un escritor anciano que conoce desde niño al famoso ruletista y comienza su relato con unas reflexiones nada desdeñables sobre el acto de escribir.

“…la literatura no es el medio adecuado para decir algo real sobre uno mismo. Junto con las primeras líneas que despliegas en la página, en esa mano que sujeta la pluma, entra, como en un guante, una mano ajena, burlona, y tu imagen, reflejada en el espejo de las páginas, se escurre en todas direcciones como si fuera azogue, de tal manera que de sus burbujas deformadas cristalizan la Araña o el Gusano o el Fauno o el Unicornio o Dios, cuando de hecho tú solo querías hablar sobre ti.”

Y más tarde: “¿Cómo puedes abandonar los arcanos del estilo? ¿Cómo, con qué instrumentos puedes exponer en una página un testimonio puro, libre de la cárcel de las convenciones artísticas? Tengo que asumirlo y tener el valor de reconocerlo: de ninguna manera.”

Magníficamente escrito, el cuento garantiza el entretenimiento y el suspense. En su parte final aparece el factor onírico característico de Cărtărescu que ya apreciábamos en Lulu, un libro posterior. El ruletista (Impedimenta, 2010) forma parte de Nostalgia, el libro de relatos con el que debutó el aclamado autor rumano, ahora profesor universitario en Bucarest y candidato al Nobel. Nostalgia fue publicado inicialmente con el título de El sueño en 1989, dos meses antes del estallido de la revolución que acabaría con la dictadura de Ceausescu. El libro no superó el control de la censura, que aplicó la tijera a sus páginas. Será en 1993 cuando Nostalgia aparecerá de forma íntegra.

Si alguien no ha leído el relato, le invito a adentrarse en él y a conocer a Cărtărescu, al que de pronto me han entrado unas ganas terribles de seguir leyendo. Casi que empiezo a pensar en releer Lulu.

Valoración: 5/5.

Para los interesados en conocer a este autor, os dejo el vídeo fruto de la reciente visita de Mircea Cărtărescu a la capital.

20 comentarios:

  1. A mí también me pareció un relato magnífico (pero eso ya lo sabes). Me gustó tanto la parte del anciano como la del Ruletista. Y, en tu reseña apuntas un dato curioso, porque él no sólo conoció al Ruletista, sino que lo conocía desde la infancia. Sin duda, hay que seguir leyendo a Cartarescu.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  2. Yo también destaco lo bien escrito que está. Lad reflexiones finales no paro de leerlas. Estoy intentando conseguir lo que pueda del autor. Ya tengo Nostalgia, Lulu y viene en camino la famosa trilogía que da comienzo con Orbitor. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Me he olvidado: parece ser que Impedimenta sacará el próximo otoño "Las bellas extranjeras" del mismo autor.

    ResponderEliminar
  4. "Cuando escribes un texto con un factor fantástico todo lo demás tiene que ser totalmente realista, no puedes inventarte al hombre invisible y encima decir que pasan unos marcianos por allá".

    ResponderEliminar
  5. Pues me lo apunté el otro día, que me pareció muy interesante =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  6. Pues me lo apunté el otro día, que me pareció muy interesante =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  7. Pues me lo apunté el otro día, que me pareció muy interesante =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  8. Offuscatio: Me consta. No sabía que publicaran pronto otro libro suyo, pero era de esperar que Impedimenta siguiera con él. La edición de Orbitor de Funambulista tiene una pega: he leído que está traducida del alemán y no del rumano. Un abrazo.

    Yossi Barzilai: ¿La leerás en inglés? Yo he empezado Orbitor en la edición de Funambulista ("Cegador"), pero no me he informado y me he enterado luego de que está traducida del alemán. :( Un abrazo.

    Camila Bordamalo: Apúntate al autor, Camila!

    Shorby: Bien hecho! Además es muy corto, unas sesenta páginas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Hola Jesús, muchas gracias por dar a conocer a este autor rumano, de cuya obra y existencia no tenía constancia. Un saludo. Ramón.

    ResponderEliminar
  10. Las mías son en francés pero no sabía que Orbitor estaba traducida, sólo tengo el primer volumen, tengo que esperar a que lean el resto para que me lo manden :)

    ResponderEliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  12. Lo he dicho mil veces, y no me canso, aún a riesgo de ser pesada: Cartarescu es todo un descubrimiento y "El ruletista" es la punta del iceberg. Ahora te queda "Nostalgia". Tranquilo, que soy de esas que para forzarte a que lo leas cojo y te lo regalo.

    ¡Así mato dos pájaros de un tiro, Huete!

    ResponderEliminar
  13. Ramón: Te recomiendo este breve relato, Ramón. Un saludo.

    Lahierbaroja: Pues sí, le tengo especiales ganas a Nostalgia. Jaja, me encanta que me fuercen a estas cosas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Nostalgia, creo que es el mejor libro que leí el año pasado, para mi fue todo un descubrimiento este autor.

    ResponderEliminar
  15. Hola, Madison: Ya veo que eres otra más que recomienda a Cartarescu. Lo leeré, sin duda. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Lo tengo apuntado, todas las críticas que he leído son muy positivas y aún no conozco al autor, así que puede ser una buena manera de conocerle. Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Excelente manera de estrenarse con Cartarescu. Casi seguro que te gustará, Carol. Yo tengo que leer "Nostalgia". Un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Es un relato casi perfecto. Mi comentario en http://heroinasdiscolas.blogspot.com.es/2014/01/el-ruletista.html

    ResponderEliminar
  19. Un detalle de lectora puntillosa y reciente: el ruletista se ponía el revólver en la sien y no en la boca. Por lo demás, totalmente de acuerdo con tu 5/5.
    Un saludo,
    Sonia

    ResponderEliminar
  20. Gracias por la corrección, Sonia. Ya lo he modificado. La verdad es que no tengo mucha experiencia en este tipo de historias de ruleta rusa, quizá por eso me haya impresionado más. Aunque la verdad es que, aparte de eso, me parece un relato magistralmente logrado. Seguiré leyendo a Cartarescu. Un saludo.

    ResponderEliminar