10 de mayo de 2013

Islandia, revolución bajo el volcán




Casi todo el mundo oyó hablar hace unos años acerca de la erupción de cierto volcán islandés -de nombre más bien impronunciable- cuya nube de humo alcanzó el continente causando problemas que obligaron a interrumpir el tráfico aéreo europeo. No nos han llegado tantas noticias, en cambio, acerca de la situación que ha vivido el país en los últimos años, la así llamada revolución islandesa, que se produjo tras una grave crisis financiera.

En febrero de 2009, el gobierno conservador se vio obligado a dimitir debido a las insistentes manifestaciones pacíficas en la plaza del Parlamento. Luego de la convocatoria de elecciones, el pueblo siguió desconfiando de los políticos tradicionales y no cesó en sus protestas. A través de un referendo, la gente se negó a pagar los errores de los banqueros corruptos (alguno de los cuales fue detenido y encarcelado) y consiguió que el Parlamento nombrase una Asamblea Constituyente para redactar una nueva Constitución. Se eligió para ello a ciudadanos sin filiación política, un caso sin precedentes. Ese mismo 2011, la economía del país salió de la recesión. 

Hace sólo unos días, Islandia aparecía de nuevo en los diarios. Se hablaba del resultado de las últimas elecciones en la isla, en las que resultaron victoriosos los partidos que llevaron al país a la crisis. Veremos cómo evoluciona el asunto.

Xavier Moret habla de esto y mucho más en su nuevo libro sobre Islandia, país en el que ya centró su mirada en Islandia, la isla secreta. Y es que este país septentrional donde en verano podemos ver el sol a medianoche nos tiene enamorados a muchos (entre otros fascinó a  Borges -en cuya tumba hay un fragmento de una saga islandesa- que fue justamente quien se refirió al país como “la isla secreta”).

Conforme avanzan las páginas de Islandia, revolución bajo el volcán, el lector conocerá algo de la historia de este pequeño país de apenas trescientos mil habitantes que pertenecía a Dinamarca hasta 1944, que en 1980 tuvo ya a una mujer presidenta y que ha sido considerado en alguna ocasión el país más pacifista del mundo (estamos ante una nación sin ejército). Además de informarnos de los volcanes, se nos habla de su naturaleza y sus gentes, así como de la importancia de la música, cuyos exponentes más conocidos son Björk y Sigur Rós, aunque el aficionado podrá mencionar a otros artistas emergentes igual de interesantes.

Un libro de viajes que se lee con interés y que, dada toda la información que aporta, el lector curioso agradecerá. Recomendable.

4 comentarios:

  1. No sé qué me une a este país, será que tengo amigos de allí, la música, la idiosincrasia atípica. A medida que iba leyendo la reseña iba pensando que quizás deberíamos aprender de ellos pero esta última noticia, la vuelta atrás me ha dejado perplejo. Un abrazo Jesús :)

    ResponderEliminar
  2. Al leer estas cosas uno no puede dejar de sentir cierta "envidia" al compararla arquitectura moral de estos políticos con los que nos gobiernan. Ramón.

    ResponderEliminar
  3. Yossi Barzilai: A mí me gustaría ir algún día, has estado tú? Como he dicho en otras ocasiones tengo un poco idealizados a los países escandinavos. Veremos cómo evoluciona el panorama político islandés. En cualquier caso, lo que han conseguido ha sido mucho. Un abrazo, Jose.

    Ramón: Pues sí, Ramón, aquí, como tú sabes, eso de "Dimitir" suena a ruso. Aún no se han enterado de que el nombre ruso es ligeramente diferente, "Dimitri" (el chiste no es mío). Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. En Islandia no pero me dejo caer por Suecia cada vez que puedo, yo también los tengo idealizados. Me llevo muy bien con ellos. Amigos islandeses sí tengo, tres jejejje. un abrazo :)

    ResponderEliminar