8 de junio de 2013

Últimas lecturas


Me consta que, al menos los más fieles, habéis notado que últimamente actualizo con menos frecuencia. Tal vez no esté de más una breve explicación: no se debe el hecho a nada de lo que haya que preocuparse, simplemente a que estoy un poco más liado últimamente y, por qué no decirlo, a mi conocida tendencia al “preferiría no hacerlo”.
Quizá no todos sepáis que desde hace mes y pico hago prácticas (sin cobrar) en una biblioteca. Así que aprovecho para tomar prestado algunos libros que me parecen interesantes. Mientras registraba algunos ejemplares para ponerlos a disposición del público, topé con estos versos de Roger Wolfe:

“Mi perro
aúlla
cuando pongo
a Ludwig Van
en el tocata.

Quien dé más
que hable ahora
o se calle
la puta boca
para siempre.”

Pertenecía a la antología Días sin pan, publicada en 2007 por la editorial Renacimiento, con selección a cargo de Karmelo C. Iribarren. Me picó la curiosidad y me la llevé a casa. 

Otro libro que encontré, en realidad un cómic barra novela gráfica, es Pyongyang (2003) de Guy Delisle, que cuenta de forma entretenida y algo humorística el viaje del autor a la misteriosa Corea del Norte, ese país sin internet, cerrado a cal y canto y con un régimen dictatorial bastante opresivo del que nos llegan escasas noticias (algunas de ellas delirantes, como la propaganda sobre su líder según la cual nunca defecó, escribió 1500 libros en tres años y consiguió meter la bola a la primera en once hoyos del total de dieciocho en su primera partida de golf). Así que se agradece la información que nos da el autor acerca del país. He pasado un buen rato leyéndolo.


*

También leí por fin Hambre (1890), del Premio Nobel noruego Knut Hamsun. Un libro del que, según recuerdo, tuve noticia hace unos ocho años a través de Pista de despegue, donde Paul Auster le dedica un breve ensayo cuya lectura recomiendo. Cuenta la historia de un joven que llega a una ciudad, por cuyas calles deambula al borde del derrumbamiento. Allí vivirá en una miseria de la que sólo en algunos momentos sale gracias a las pequeñas cantidades de dinero que consigue vendiendo alguno de los artículos que escribe. No tiene qué comer, y cuando consigue echarse algo a la boca, su organismo hecho al ayuno lo vomita. Como apunta Auster, el tratamiento del tiempo es subjetivo: el narrador nos habla largo y tendido de sus peores momentos y solventa con un breve párrafo una o dos semanas de bienestar. El libro tiene algunos pasajes para mí bastante conmovedores, así que ha merecido la pena leerlo. Cito un fragmento: 

"-¡Guárdeselo, guárdeselo! -contesté- Se lo doy de todo corazón. Es poca cosa, una fruslería, casi todo lo que poseo en la tierra. 
Mis propias palabras me conmovieron, tan desolado era su tono en la penumbra del crepúsculo, y me eché a llorar."

Disfrutad todos de lo que queda de fin de semana. Gracias por seguir ahí.


4 comentarios:

  1. Primero decirte que me alegro de saber que todo está bien. Yo tengo muchas ganas de leer alguna novela gráfica, peo desconocía que estuvieran disponibles en las bibliotecas. Las buscaré. Un abrazo,

    ResponderEliminar
  2. Pues sí que lo hemos notado pero ya estás de vuelta. :) hace unos días leí sobre esta novela gráfica y me pareció interesante. Coincidió con mi lectura de The orphan master's son, el Pulitzer de este año, con el que me he llevado regular, la verdad. Hambre de Hamsun me gustó mucho, diferente a lo que esperaba por el tono. El primer relato de El imitador de voces se titula Hamsun :) Un abrazo Jesús

    ResponderEliminar
  3. Offuscatio: Lo están, claro que sí. Y en tu ciudad seguro que habrá casi más que en ningún sitio. A mí la que más me ha gustado, de las pocas que he leído, ha sido "Maus" de Art Spiegelman. Un abrazo.

    Yossi Barzilai: Pues ya no recordaba lo de "El imitador de voces". Además no tengo el libro en casa para comprobarlo, lo leí de la biblioteca. Ya te iba a preguntar si lo habías leído, no había tenido noticias por goodreads. Como te dije, te guste más o menos, eso no te exime de leer "Corrección". ;) Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. ¡Ah, Pues me has dado una idea genial. Leo Corrección, justo estaba buscando un libro para leer y no me cuadraba ninguno. El imitador de voces me gustó, como casi todos los libros de relatos o microrrelatos es irregular pero hay algunos muy buenos. Empiezo con Corrección ya :)

    ResponderEliminar