6 de julio de 2014

Stockholm


La película Stockholm ha sido una de las sensaciones de la temporada de 2013 en lo que a cine español se refiere. Una producción de bajo presupuesto financiada a través de micromecenazgo que se ha conseguido colar como nominada en algunas de las categorías de los premios Goya (Aura Garrido en el apartado de mejor actriz, Javier Pereira como ganador en actor revelación...).

Stockholm es una película de actores, de guión, de mucho diálogo, en la que el interés principal parece centrarse en la evolución psicológica de los dos personajes protagonistas, dos jóvenes que se conocen en una noche de fiesta e inician una típica historia de flirteo y seducción en la que tienen lugar una serie de juegos y tretas que al día siguiente se revelan engañosos, falsos.

La película, dirigida por el joven Rodrigo Sorogoyen (Madrid, 1981), está estructurada en dos partes entre las que se establece un interesante contraste. Se diferencian tanto en la actitud de los personajes como en los colores que predominan en pantalla (de la oscuridad y los tonos azulados, fríos, de la noche, a la luminosidad, el blanco áspero e incómodo de por la mañana) o los escenarios (el espacio abierto y urbano de las calles de Madrid, por un lado, y el ambiente cerrado de un pequeño piso y su azotea, por otro).

No podemos dejar de mencionar el buen papel de los actores (Aura Garrido y Javier Pereira), sin los cuales la película no sería lo que es. El personaje femenino se revela más enigmático, con más aristas, y está interpretado con un talento que sorprende por la joven Aura Garrido, especialmente en su segunda mitad, con esa pulsión en ella del lado oscuro, por decirlo de alguna manera. La actriz, de veinticinco años, está dando mucho que hablar y para bien, además de por sus dotes interpretativas, por la madurez que demuestra al expresarse verbalmente en entrevistas.

La película se ha catalogado como un retrato nada complaciente de la juventud actual. "La gente suele ser más fría, más falsa", dice él de ella en un momento dado de este episodio anómalo dentro de los que se producen cada fin de semana en cualquier ciudad de España.

Lo mejor: los actores y el interesante cambio de papeles de la mañana siguiente.
Lo peor: el final puede parecer extraño o efectista teniendo en cuenta el contrapunto de la escena de la azotea.

3 comentarios:

  1. Ví está película la semana pasada y coincido completamente con el análisis que haces de ella. Tengo que rescatar alguna entrevista a Aura Garrido para comprobar esa madurez (nada habitual en gente de su edad y profesión) de la que hablas. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Aún no he visto la peli pero le tengo ganas Jesús y más después de leer tu buena reseña. ;)
    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Manel: Vaya, qué coincidencia. A mí esa es la impresión que me ha dado, la verdad (bueno, creo que no soy el único). Gracias por comentar. Un saludo.

    Pulgacroft: Pues a ver si te animas, la verdad es que, si no la encuentras en tu cine ahora, el DVD hay que reconocer que está a buen precio. Saludos!

    ResponderEliminar