15 de noviembre de 2014

Otoño


OTOÑO

Noche. Calle mojada.
En la acera, bajo un paraguas,
un vejete con bulldog
al que te aproximas
en tu rato de jogging.
Te debates entre cruzar
la calle o seguir
por tu lado como si nada
(pero si los miedos
hay que afrontarlos,
qué mejor oportunidad que esta).
El perro empieza a ladrar
y a tirar (“no le gusta que la gente corra”,
dice incomprensiblemente el dueño),
y tú te apartas -temblorosas tibias-
medio metro a su paso
pisando algo de calzada -al tiempo
que esquivas un titular de periódico-,
no muy convencido de que el viejo
pueda retener a la fiera
(que, ahora ves, va sin bozal).
A duras penas mantiene 
el equilibrio mientras tú rezas
por que no resbale
con esa capa de hojas secas
(es un decir) y acabes por odiar
a perpetuidad
cualquier atisbo de poesía otoñal.

(un poema propio)
2014

2 comentarios:

  1. Me gusta el tratamiento que haces de lo concreto en este poema Jesús.
    :)

    ResponderEliminar