8 de junio de 2015

La muerte del padre


"La vida es sencilla para el corazón: late mientras puede." Con esta frase comienza Karl Ove Knausgård (1968) La muerte del padre (Anagrama, 2012), primer volumen de los seis que componen Mi lucha (sí, como el libro de Hitler), proyecto ambicioso, de carácter autobiográfico, ya publicado al completo en Noruega y del que acaba de aparecer en España el tercer tomo.

El libro, que se lee de forma fluida, me parece bastante interesante. No obstante, le encuentro un gran pero: ciertos pasajes parecen alargados hasta el hartazgo, estirados como chicle mascado, con lo que se cae en escenas y diálogos superfluos que por momentos condenan la obra a los sótanos de la intrascendencia.

Comienza el volumen con unas consideraciones sobre la muerte en las supuestamente desarrolladas sociedades europeas, anticipando el nudo central del libro, la muerte y los preparativos del entierro del padre del escritor. A lo largo del volumen, entre estos pasajes estirados (acerca de un episodio de la infancia, del despertar sexual del autor, de sus inquietudes literarias y musicales en la adolescencia y alguna que otra fiesta de Nochevieja, etc.), también encontramos observaciones sobre la paternidad, el arte contemporáneo, la relación con su hermano... Pero el conjunto resulta tan diluido como un café al que el camarero nos hubiera echado un buen chorro de agua, como un sesenta por ciento de agua. Y a nosotros, claro, nos gusta el sabor del café, sin adulteraciones, sin garrafón. Quizá exagero.

Y digo que quizá exagero porque durante parte de la novela, ya digo, he disfrutado de forma moderada de la lectura, pero le encuentro el inconveniente de que la paja casi supere al grano. El estilo, por otra parte, es bastante natural, sin excesivos hallazgos ni alambicamientos. Destaca el aliento vital y el tono reflexivo por encima de la retórica.

En cuanto a la traducción, algunos fallos de puntuación (ausencia del punto y coma donde correspondería, por ejemplo) me han llamado la atención. No sé si pensar en cierta precipitación por cuestiones de plazos y prisas, aunque seguramente sería aventurar demasiado. No obstante, se trata de detalles más bien puntuales.

La vocación literaria de Knausgård parece fuera de toda duda (a este respecto viene a declarar que la ambición de escribir "algo grande" es lo que ha dado sentido a su vida y lo ha mantenido en anda), pero eso, ay, no nos garantiza (aquí me incluyo en calidad de autor aficionado) unos resultados brillantes. Con todo, el autor se expone de forma valiente y parece que honesta. Supongo que seguiré leyendo el siguiente volumen, en el que tal vez, me da por pensar, se depuren las goteras que le encuentro a este, pero lo sacaré de la biblioteca o esperaré a que aparezca en edición de bolsillo.

6 comentarios:

  1. Gracias, Jesús, por acercarnos a este autor y a su obra, que no conocía. Un saludo desde Jaén.

    ResponderEliminar
  2. Hola, Ramón: Gracias por pasarte, este la verdad es que no te lo recomiendo. Un saludo.

    Hola, Camila: habiendo leído el primer volumen, bastante suerte me parece que ha tenido el autor con tanta repercusión. No me parece que sobresalga con respecto a otros libros autobiográficos o diarísticos. Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Pues le tengo ganas yo a estos libros de Knausgård, de hecho tengo los tres editados hasta ahora en casa... Había visto muy buenas críticas, tu comentario quizás atempera un poco las expectativas, pero eso me parece bien. Como los tengo supongo que poco a poco los iré leyendo, intentaré que la paja no me estorbe demasiado. Veremos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Tengo ganas de leer al autor, pero no sé yo... lo de la paja que comentas me deja un poco chof =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  5. Hola, Ana: Si ya los tienes, tampoco pretendo yo disuadirte, ya podrás formarte una opinión por ti misma. A mucha gente el libro le gusta bastante, de hecho. Ya digo que a mí me parece interesante, pero con pasajes alargados en exceso, lo cual a veces me desesperaba. Con todo, le he dado tres estrellas (sobre cinco). Y parece que el segundo a algunos les gusta más que el primero. Ahora mismo estoy leyendo otro volumen de los diarios de Andrés Trapiello, que dentro del terreno autobiográfico es una lectura que encuentro más enriquecedora. Un abrazo.

    Hola, Shorby: Tú misma, por mi parte me limito a dejar mi opinión por si te sirve para contrastarla con otras. Como le comento a Ana, me gustan más otros autores en esta vertiente autobiográfica o diarística, y entre ellos se encuentra Andrés Trapiello, a quien estoy leyendo ahora mismo, o "Bélgica" de Chantal Maillard o "El cuaderno gris" de Josep Pla, por poner tres ejemplos. Un abrazo.

    ResponderEliminar