14 de enero de 2017

Titulachero



Titulachero me parece un neologismo muy aparente, montado de forma lícita con el mecano idiomático, y yo creo que lo voy a lanzar al mundo a ver si alguien lo adopta, se extiende por ríos de tinta, anida en las comisuras de tropecientas bocas y dentro de equis siglos me guardan un sitio, en un altar inmarcesible de la Historia de la Lengua, recordando mi nombre como el de aquel que usó por primera vez el exitoso vocablo sin el cual ya nadie concibe la vida ni un pasado en que no existiera, como no nos acabamos de imaginar a los romanos del siglo tercero viviendo sin tomates ni patatas.

Los neologismos tienen -el inconveniente ahí late- algo de desangelado espermatozoide proyectado a un óvulo acorazado e inexpugnable, y pocos consiguen fecundar y asomar la cabeza en el mundo de las palabras. Algunos, superada esta primera dificultad, también puede que acaben falleciendo, como los lingüistas recuerdan, en apenas unos años, porque ya nadie se avenga a usarlos.

Añadiremos, para aquilatar la seriedad de la propuesta, algunas sugerencias de uso. Referido a un periódico, 'titulachero' podría valer como sinónimo de sensacionalista. Así, un diario cuyos titulares solo parecen querer avivar el morbo se podría calificar de rotativo titulachero. Por otro lado, si alguien escribe o dice frases de apariencia impactante que no pasan el filtro de un mínimo cuestionamiento, frases que se desploman como los edificios demolidos apenas se oprime, con el dedo, el detonador del sentido crítico, podríamos decir que es un tipo titulachero. O si se trata de una persona con el vicio de opinar de las noticias tras leer únicamente el titular, sin molestarse por abrevar en el resto del artículo.

La analogía otorga a veces una autoridad aplastante: si de popular salió populachero, de titular -por qué no- titulachero. Matiz peyorativo, pues, en los casos citados. Pero admite también -obsérvese la flexibilidad del palabro- la connotación positiva. Un político que regala al periodista muchas frases destacables, podría ser apreciado por titulachero por parte del profesional de la información. Se dirían, entre ellos, los mandarines del gremio: “entrevista a X, no te arrepentirás. Además de buen conversador, es titulachero.”

Decidido queda. Como astrofísico del verbo -o astronauta del lenguaje-, lanzo hoy esta palabra al mundo como la NASA lanza sus sondas espaciales -pasaremos por alto las diferencias de presupuesto- desde la pista de despegue de esta página.
© 2016.

No hay comentarios:

Publicar un comentario