11 de diciembre de 2010

Corrección


Lo sé, lo tiene todo para no gustar: un argumento poco atractivo, relacionado con algo tan frío como la arquitectura (aunque Roithamer nunca emplearía esa palabra) y una sintaxis asfixiante con ni un sólo punto y aparte en sus más de trescientas páginas. Y, sin embargo, Corrección es una novela brillante, un libro en mi opinión memorable.

Es de esa clase de libros a los que no hay que pedirle sorprendentes giros argumentales o un final inesperado, porque no los hay ni se pretende. Con Bernhard, como con Marías (quien fue su descubridor en España), el placer estriba en disfrutar del camino. Reacio como Bolaño a la elipsis, Bernhard expande su discurso de forma obsesiva, invitando a una lectura acelerada, vertiginosa.

Corrección (1975) gira en torno a Roithamer y a su idea (calificada por todos de demencial) de construir un edificio en forma de cono para su hermana, ubicado en el centro geométrico exacto del bosque de Kobernauss. Al igual que el protagonista de El móvil, de Javier Cercas, subordinaba la vida a la literatura, Roithamer lo sacrifica todo para construir este innovador cono, único en el mundo. Se recluye en la buhardilla del taxidermista Höller, y allí idea, durante tres años, su construcción. Su apartamiento recuerda a la idea del poeta aislado en su torre de marfil que se difundió con Rubén Darío.

Luego de otros tres años de construcción del Cono, el perfeccionismo de Roithamer lo lleva a colgarse de un tilo. Tras el suicidio, su amigo (el narrador) se traslada a la buhardilla de los Höller para examinar y ordenar (que no elaborar) el legado de Roithamer, compuesto por miles de folios. La novela se divide en dos partes. Si en la primera predomina la voz del amigo de Roithamer, que nos introduce al constructor, en la segunda es mayoritariamente la voz del propio Roithamer la que oímos, al transcribirse textualmente sus escritos.

En la novela predomina la reflexión sobre la acción. La mayor parte del libro la constituyen los pensamientos de Roithamer sobre su familia, el Cono o su forma de ver la vida en general. Nos informa así de su relación con su madre (que lo odia y lo desprecia), con sus hermanos (que lo odian y lo desprecian) y su hermana (a la que ama), o manifiesta sus opiniones demoledoras sobre Austria, país donde, se llega a decir, el suicidio es lo más lógico. Bernhard se muestra asimismo muy crítico con la sociedad contemporánea.

Diremos, para terminar, que si existen escritores que tienen una voz propia, intransferible, una voz que los distingue de todos los demás autores, Thomas Bernhard es sin duda uno de ellos. Hay que leerlo, y después odiarlo o admirarlo sin reservas, pero hay que leerlo.

Quizá también te interese:
El imitador de voces, de Thomas Bernhard

12 comentarios:

  1. Pues si hay que leerlo, como tú dices, Jesús,... lo leeré! Me gustan los libros reflexivos en donde parece que no pasa nada y pasa, a veces, toda una vida... Estas vacaciones me hago con él y te cuento.
    Un beso,

    ResponderEliminar
  2. Qué valiente al leer algo que ya sabes que va a ser complicado. Pero parece que ha merecido la pena.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Carmen:

    Me alegra que te interese Bernhard! Si lo vas a leer no te hagas grandes expectativas porque luego ya sabemos lo que pasa, a mí simplemente me encanta y por eso no puedo hacer otra cosa que recomendarlo, aunque entiendo que no es un autor para todos (aunque no es para nada difícil de leer). A ver a ti que te parece... A Bernhard yo lo descubrí con los microrrelatos de “El imitador de voces”. La reseña está también en el blog, en los archivos del mes de mayo. No sé, échale un vistazo. Hay dos microrrelatos íntegros, así que te puedes hacer una idea de cómo es el libro y ya decides por cuál prefieres empezar. Besos.

    Vero:

    Bienvenida, Vero. Ha merecido la pena, vaya que sí, pero la verdad es que no ha sido una lectura complicada, el estilo es muy transparente, no hay que retener muchos nombres de personajes ni pormenores de la trama… Vamos, que de valiente nada! Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Ya me he pasado por la reseña de "El imitador de voces" y creo que voy a conocer a Bernhard a través de esos micro relatos. Creo que para empezar va a ser mejor...
    Un beso,
    No te lo he dicho antes pero... tienes un muy muy buen blog!!

    ResponderEliminar
  5. Yo tengo que conocerle también, bueno, y a Bolaño, cuántos libros y escritores por leer y qué poco tiempo disponible!! Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Carmen:

    Gracias, Carmen :) Se hace lo que se puede. Por mi parte, tengo que bucear más en tu blog, porque me interesan sobre todo las cosas de historia que pones. Y en cuanto a Bernhard, buena elección. Ya nos contarás qué te parece.

    Carol:

    La verdad es que sí, con esto de los blogs la lista de pendientes no hace sino crecer. A ver si le haces un hueco a estos. En mi opinión son dos grandes autores, merecen la pena!!

    ResponderEliminar
  7. Tengo algo para ti en mi blog...
    Un beso,

    ResponderEliminar
  8. Me ha encantado leer esta entrada, soy una gran admiradora de Bernahrd.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  9. En la misma colección tenía pendiente Maestros antiguos, del que había leído un comentario de Mario Levrero, pero al leer tu post se me antoja Corrección ... a la vaca siempre le parece más sabrosa la hierba del prado del vecino! Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Madison:

    Bienvenida.Me alegra encontrar gente a la que le guste Bernhard, yo sólo he leído dos libros suyos pero sólo por esos ya me parece un escritor genial. Saludos.

    Oesido:

    Jeje, tú mismo. Yo tengo en el horizonte "Trastorno", "Helada" y los "Relatos autobiográficos"… Espero seguir pasándomelo en grande con Bernhard :)

    ResponderEliminar
  11. He leido muchas obras de Bernhard y para mi, Corrección es su mayor logro, a parte de su peculiar y emotiva Autobiografia. Es una novela extraordinaria. Por cierto que el personaje de Roithamer está basado en Ludwig Wittgenstein, que le construyó una casa en Viena a su hermana. Qué más decir, adoro a Bernhard y por eso he llamado a mi blog en su nombre. Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Pues me alegro de encontrar a lectores de Bernhard. Todavía me queda mucho suyo por leer, entre otros su autobiografía, pero me parece muy grande. Gracias por la información. Saludos!

    ResponderEliminar