24 de febrero de 2011

La historia del amor


El nombre de Nicole Krauss apareció hace un tiempo entre los seleccionados por la revista literaria anglosajona Granta en su famosa lista de los jóvenes autores estadounidenses más prometedores. En dicha lista también aparecía el marido de Krauss, Jonathan Safran Foer. Quizá no sea exagerado decir que existen puntos en común entre los libros de ambos, en cuanto que resultan conmovedores, humorísticos y tiernos.

La historia del amor (2005), de cuya adaptación cinematográfica parece que se encargará Alfonso Cuarón, es el título de la segunda novela de Krauss. Desde un principio narra tres historias de forma paralela. En primer lugar encontramos a Leopold Gursky, emigrante polaco que trabajaba en Nueva York como cerrajero y al que acecha la idea de la muerte: vive solo, le preocupa morirse un día en el que no lo haya visto nadie y lleva en la cartera una tarjeta explicando qué debe hacer la persona que se lo encuentre muerto. En esta primera historia se percibe un tono irónico diferente al de la segunda, cuya narradora es Alma Singer, una niña de quince años, huérfana de padre e hija de inmigrantes, cuya madre recibe el misterioso encargo de traducir una curiosa novela, La historia del amor, escrita originalmente en yidis y publicada en español. La voz de Alma se caracteriza por la ternura, no exenta de ciertas dosis de humor. Dejo un fragmento:

“Giacometti decía que, a veces, para pintar sólo una cabeza has de renunciar a toda la figura. Para pintar una hoja has de sacrificar todo el paisaje. Al principio, puede parecer que estás limitándote pero luego te das cuenta de que, si captas un centímetro de algo, tienes más probabilidades de percibir cierto sentido del universo que si pretendieras abarcar todo el firmamento. Mi madre no eligió una cabeza ni una hoja. Ella eligió a mi padre y, para preservar cierto sentido, sacrificó el mundo.”

La tercera historia, narrada a diferencia de las anteriores en tercera persona omnisciente, nos adentra en la poco conocida vida de Zvi Litvinoff, autor de La historia del amor. Además de estas, encontramos también otras voces en el libro: la de Bird, hermano de Alma Singer, así como algunos fragmentos de La historia del amor, que se reproducen textualmente.

Este recurso de incluir unas historias dentro de otras nos puede recordar a la forma de trabajar de Paul Auster. Las tres tramas se funden en la parte final de la novela. Alma sospecha que la protagonista del libro existió realmente, y emprende la búsqueda de sus posibles huellas. El exilio, la soledad o el amor, son algunos de los ingredientes de la novela, y el holocausto judío aparece como telón de fondo. En sus mejores momentos, Krauss es entrañable, divertida, conmovedora y, ante todo, muy humana, inteligente y sincera.

En una entrevista, Nicole Krauss declaraba sentirse muy próxima a la literatura escrita en castellano: venía a decir que admiraba a Bolaño, Borges, Vila-Matas, Gabriela Mistral, José Donoso, Nicanor Parra… La verdad es que se puede percibir en su estilo la huella de los autores hispanoamericanos.

Dentro del inacabable panorama de las novedades editoriales, La historia del amor es una lectura agradable, un libro no romántico pero sí de sentimientos que gustará a más de uno. Un homenaje a los libros y a la importancia de estos en nuestras vidas.

9 comentarios:

  1. No lo conocía de nada. Ni la autora ni el libro... Ahora, cuando has mencionado lo de "historias dentro de historias" he pensado en Auster. Es inevitable, creo yo...

    ResponderEliminar
  2. Q buenísima pinta tiene, me estás descubriendo un montón de autores y libros que no conocía, y eso me encanta, gracias! Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Tomo nota, Jesús, que tengo la impresión de que me puede gustar mucho.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  4. Lahierbaroja: No es exactamente lo mismo que hace Auster, pero supongo que en cierto modo puede recordar a eso, igual que lo que hace Auster recuerda a las historias intercaladas que aparecen en el Quijote (y a Auster, por cierto, le encantó el libro de Cervantes). La verdad es que me sorprendió bastante que a esta mujer le gusten tanto los hispanoamericanos ("Bolaño es mi héroe", decía en una entrevista). El libro no es que me haya encantado, pero no he querido ser negativo porque sé que a alguno de los que os pasáis por aquí os puede interesar, aunque no sé a ti qué te parecería.

    Carol: Pues yo encantado, me alegro de que encontréis por aquí cosas nuevas que os interesen, eso hace que esto tenga sentido. Gracias por estar ahí. Un abrazo.

    Carmen: Me alegro de que te interese, Carmen, ya nos contarás qué te parece. Si te gusta ya encontrarás por ahí que hay un tercer libro de Krauss, aunque creo que aún no está traducido al español. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Yo había visto por ahí el libro y la verdad es que, después de tu reseña, me parece que me puede gustar. Jolín, es que con ese título a mí se me van los ojos, jajaja (qué le voy a hacer!! soy un pastelito), aunque dices que no es romántica y que tampoco será de tus libros favoritos pero bueno...

    ResponderEliminar
  6. La verdad es que a mí la novela romántica, por lo general, me interesa poco o nada. Pero sí que aprecio la ternura y me considero también un poco sentimental. El problema es que la línea entre lo sentimental y lo sensiblero es tan delgada... A ratos he disfrutado bastante con este libro (sobre todo con la parte de Alma, que creo que a ti es también la que más te puede gustar), pero el final me dejó un poco frío, no me emocionó, no sé si es que no lo leí bien o que no conecté con lo que se contaba. No te aseguro que te vaya a gustar, pero puede ser que sí, así que creo que merece la pena probar con él, a alguna gente le encanta este libro. Por otra parte, con esto de ir conociendo a la gente de los blogs ya uno se hace una idea de los gustos de cada cual, así que piensas: pues esto yo creo que a Isi le gustaría, o esto incendiaría a Lahierbaroja, jeje. Así que ya intuía que este título te haría tilín. Y es que, como decía Elwen, eres de lo más achuchable...

    ResponderEliminar
  7. ayy gracias, jejeje.
    Pues sí, estos títulos así de sensibleros me llaman, pero no había leído ninguna reseña hasta ahora, y tampoco es plan de ir al tuntún (ni por el título, jajaja).

    ResponderEliminar
  8. Mi hija, de 20 años, ya lo ha leído dos veces... A mí me encantó

    ResponderEliminar
  9. Hola, Vincenzo. Me alegro de que así haya sido.

    ResponderEliminar