28 de julio de 2011

El barón rampante



La historia que cuenta este libro resulta cuanto menos llamativa: un niño se sube un día a una encina y decide que ya no bajará nunca más. Cósimo, el primogénito del barón de Rondó, se niega a comer un plato de caracoles, desobedeciendo a sus padres, y a continuación sale a la calle para encaramarse a un árbol del jardín. Comienza así su particular rebelión.

Y desde este punto de partida, Italo Calvino se las ingenia para montar una novela acerca de algo tan aparentemente anodino como puede ser la vida sobre los árboles. Conforme avanzan las páginas veremos a Cósimo familiarizarse con su nueva vida. Pasará de un árbol a otro como si de un primate se tratara, y se verá envuelto en mil aventuras. El hecho de no pisar tierra no le impedirá cuestiones tan elementales como alimentarse, dormir o abrigarse. Podrá leer desde lo alto los libros que su hermano le va pasando, y también tendrá la oportunidad de descubrir el amor:

“Se conocieron. Él la conoció a ella y a sí mismo, porque en realidad nunca se había conocido. Y ella lo conoció a él y a sí misma, porque aun habiéndose conocido siempre, jamás se había podido reconocer así.”

El libro está ambientado en el siglo XVIII, comienza concretamente en 1767, por lo que el barón vivirá los años de la Revolución Francesa y también conocerá en persona al mismísimo Napoleón (aquí el lector que recuerde la historia entre Alejandro Magno y Diógenes esbozará una tenue sonrisa). Pero no hay que pensar por todo esto que se trate de una novela histórica. La novela parece más bien emparentada con los cuentos infantiles, con la literatura juvenil, e incluso con los cuentos filosóficos típicos de la Ilustración (caso del Cándido de Voltaire), como apunta el propio Calvino en una introducción al libro que en su día firmó bajo seudónimo. En mi opinión la novela destaca más por lo que cuenta que por el estilo del autor.

Se trata de una lectura entretenida e imaginativa.

7 comentarios:

  1. yo lo leí en la obra "Nuestros antepasados", juntamente con El caballero inexistente y El vizconde demediado

    de las tres, quizá de la que tu hablas, me pareció la menos mágica (que ya es decir!!!)

    ResponderEliminar
  2. Es el primer libro que leo de Calvino, daba la casualidad de que estaba en la pequeña biblioteca de mi pueblo. Pero hace tiempo que quiero leer "Si una noche de invierno un viajero", a ver cuándo cae.

    ResponderEliminar
  3. Qué argumento tan peculiar!! Habrá que apuntarse el libro.

    ResponderEliminar
  4. No he leído nada de este autor, tiene buena pinta =)
    Lo buscaré, a ver qué encuentro de él.

    Besotes

    ResponderEliminar
  5. Atram14: La verdad es que sí, la historia es peculiar. Me gustó por cierto "La fórmula preferida del profesor", a ver cuándo lo pongo por aquí. Un saludo, y que te sea leve el horario de oficina.

    Shorby: Yo me he estrenado con este libro. Como digo, quiero leer también, como poco, "Si una noche de invierno un viajero".

    ResponderEliminar
  6. Nunca me cansaré de recomendar Las ciudades invisibles, también disfruté con este que comentas, pero Las ciudades invisibles es tan...perfecto...

    ResponderEliminar
  7. Gracias por la recomendación, lo tendré en cuenta :)

    ResponderEliminar