7 de julio de 2011

En una estación del metro



En una estación del metro

Desventurados los que divisaron
a una muchacha en el Metro

y se enamoraron de golpe
y la siguieron enloquecidos

y la perdieron para siempre entre la multitud

Porque ellos serán condenados
a vagar sin rumbo por la estaciones

y a llorar con las canciones de amor
que los músicos ambulantes entonan en los túneles

Y quizás el amor no es más que eso:

una mujer o un hombre que desciende de un carro
en cualquier estación del Metro

y resplandece unos segundos
y se pierde en la noche sin nombre

Óscar Hahn

2 comentarios:

  1. Cuánto me gusta el poema. Y a quién no le ha pasado algo similar, imaginar qué hace otra persona que te encuentras casualmente, adónde irá, qué será de su vida...

    ResponderEliminar
  2. Es un poema que he descubierto a través de otros blogs, antes ni había oído hablar del autor. Me alegra que te guste :)

    ResponderEliminar