21 de mayo de 2012

La Calera



Si Michel Hazanavicius mencionó a tres personas al recibir el Oscar (Billy Wilder, Billy Wilder y Billy Wilder), el protagonista de este libro considera importantes en la vida también tres cosas por encima de todo: el estudio, el estudio y el estudio. Así que, para poder dedicarse plenamente a ese estudio, se encierra en La Calera, un edificio solitario pensado para conseguir un aislamiento casi perfecto: “un presidio de trabajo voluntario”, en palabras de Konrad, al que no llegan ruidos de vecinos y donde, si gritásemos, a nadie llegaría nuestra voz. 

Obsesionado con su labor, un trabajo al parecer importantísimo sobre el oído, Konrad ve en todo una conspiración contra el trabajo intelectual que realiza y al que se dedica con obstinación durante años. Sin embargo, aunque el estudio dice tenerlo al completo en su cabeza, parece que nunca consiga trasladarlo al papel. “Las palabras echan a perder lo que se piensa y, aunque todavía se está contento con poder llevar al papel algo echado a perder y algo ridículo, la memoria pierde aun eso echado a perder y eso ridículo”. “Las palabras están hechas para rebajar el pensamiento”. 

Bernhard nos vuelve a mostrar otro personaje solitario y misántropo, intratable casi, en la frontera entre la lucidez y la locura. La mala relación con su mujer inválida, única persona con la que convive en La Calera, nos muestra su frialdad de corazón y nos hace prever su fracaso. Las críticas a la educación recibida, al parecer otro de los temas recurrentes en la obra de Bernhard, vuelven a aparecer en La Calera (1970), novela en la que encontramos de nuevo el estilo asfixiante, machacón, obsesivo y vehemente marca de la casa.

Los que aún no conozcan a Bernhard pueden leer esta estupenda entrada en la que Víctor Balcells recrea muy bien el estilo del austríaco.

Otros libros de Thomas Bernhard en El cuaderno rojo:

7 comentarios:

  1. Suena parecido a Trastorno, me dan ganas de leerlo, será el que lea después de "De qué hablo cuando hablo de correr" de Murakami.

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante y me gusta este autor. Me lo apunto. Gracias.

    ResponderEliminar
  3. Como dice Zweig en "Mendel": "El eterno secreto de cualquier perfección: la concentración", aunque aquí parece traspasar la frontera de la razón. Si me permites, y si te gustan personajes como el que presentas hoy, yo te recomendaría "Los mutilados".

    ResponderEliminar
  4. Bernhard es mi eterno pendiente, tengo apuntadas tus recomendaciones a ver si me animo a conocerle por fin ¿por cuál crees que debería comenzar? Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. No me he estrenado todavía con este escritor. Hace bien poco que he escuchado lo bueno que es. Así que me pondré manos a la obra. Me gusta eso de que "las palabras rebajan el pensamiento". Aunque me da que en el caso de este escritor no debe de ser del todo correcto, jeje.

    ResponderEliminar
  6. Camila Bordamalo: Mencionas "Trastorno". Hace año y pico lo encargué en una librería pero no lo encontraron, quizá estaba descatalogado. Parece que ahora lo ha vuelto a editar Alfaguara, así que espero que sea uno de los próximos de Bernhard que lea. También tengo que seguir con Murakami. Me estrené hace unos años con "Tokio Blues" y hace poco leí "Crónica del pájaro que da cuerda al mundo". Ya sé que Murakami te gusta mucho en general, pero ¿me recomiendas alguno en especial?

    Yossi Barzilai: Me alegro de que te guste Bernhard! Para mí fue un sorprendente descubrimiento, ya lo creo. Un saludo.

    Offuscatio: Hay que ver, siempre tienes cerca una cita apropiada! Anotaré la recomendación. Gracias!

    Carol: Pues a mí me consta que ya te has estrenado con él. Al menos recuerdo haber visto en tu blog una entrada dedicada a "Sí". Yo comencé con "El imitador de voces", y creo que es un buen comienzo. Son unos cien microrrelatos muy buenos de una página más o menos, así que se leen en poco tiempo. Luego, en cuanto a las novelas, parece que "Corrección" es la que los críticos consideran la mejor. A mí me encantó, por supuesto. Todo lo que he leído de Bernhard me ha resultado interesante hasta la fecha, tengo intención de buscar todos los libros suyos que pueda. Un abrazo.

    Icíar: Te animo a que te estrenes con él, con "El imitador de voces", por ejemplo, un libro muy breve que te quitará poco tiempo, o con "Corrección", si quieres apreciar en toda su magnitud su prosa asfixiante. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que desastre que soy!! Tienes razón que leí "Sí", me pasa un montón que se me olvida que he leído algo, ya me ha pasado con algún libro que he vuelto a coger con los años y claro, al cabo de unas páginas me he dado cuenta de que ya lo había leído. Qué vergüenza, estoy un poco senil, me temo. Me apunto tus recomendaciones, gracias por ellas, va a ser un placer volver a este autor. Un abrazo

      Eliminar