6 de agosto de 2012

Algún día este dolor te será útil



James Sveck tiene dieciocho años y al final del verano comenzará las clases en la universidad. O al menos, según lo que le dice todo el mundo, debería. Él en cambio no lo tiene tan claro, le parece un engorro tener que estar en contacto con gente de su edad, con la que no cree tener mucho en común, y opina que leyendo libros por su cuenta en un lugar apartado podría formarse de manera autodidacta sin el gasto que causaría a sus padres sus años en la universidad. James es un muchacho inteligente y sensible al que le cuesta relacionarse o que quizá no tiene mucho interés en relacionarse con la gente. Podría considerarse alguien especial, aunque sus padres están preocupados por él. No suele salir de fiesta por las noches, le encanta leer (entre sus referentes, Trollope y Denton Welch), se muestra crítico con las convenciones que a veces aceptamos sin cuestionar y visita a menudo a su querida abuela. 

“Estar solo es una necesidad básica para mí, tan básica como la de alimentarme y beber agua, pero observo que a los demás no les sucede lo mismo”

Durante el verano trabaja, o algo así, en la galería de arte de su madre divorciada, en la que se expone el trabajo de un peculiar artista japonés sin nombre.

El propio Sveck es el narrador del libro. Algunas de sus actitudes pueden recordar, salvando las distancias, a la frescura de Holden Caulfield. Otro de los libros en que pensé mientras leía la novela fue Tan fuerte, tan cerca de Jonathan Safran Foer. El grueso del libro transcurre durante unos días de julio de 2003 en Nueva York, si bien se retrocede en algunos capítulos a un episodio importante ocurrido en la primavera anterior y, al final, leemos algunas páginas fechadas en octubre de ese mismo año. Algún día este dolor te será útil (2007) no es un libro denso, resulta entretenido, divertido en ocasiones, inteligente siempre, y como lectores nos movemos por sus páginas con una fluidez nada desdeñable. Creo que Peter Cameron ha conseguido lo que se proponía al escribirlo. De ser él, yo estaría contento.

7 comentarios:

  1. Pues parece un libro bastante interesante... no lo conocía, así que gracias por la reseña =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  2. Es la primera reseña que leo del libro y me parece una propuesta interesante...
    Besos,

    ResponderEliminar
  3. Bueno, Jesús, como siempre que vengo por aquí, esta vez también me llevo la recomendación. Que te haya recordado a Tan fuerte tan cerca es ya una referencia nada desdeñable y la trama parece muy interesante. Gracias y un abrazo :)

    ResponderEliminar
  4. Jesús, me gusta mucho el título. Parece un libro recomendable, lo tendré en cuenta. Besos.

    ResponderEliminar
  5. Como ya sabes, le tengo bastante ganas a este librito. A ver si saco tiempo y comparamos opiniones.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  6. Ya me había fijado en él pero no tenía ninguna referencia. Ahora ya esta en la lista de pendientes. Gracias y saludos.

    ResponderEliminar
  7. Shorby y Carmen: Si os gusta la literatura del tipo "El guardián entre el centeno" es muy probable que os guste también este. Yo lo recomiendo. Besos.

    Yossi Barzilai: Estoy casi seguro de que no te defraudará, Jose. Un abrazo.

    Vero: El título es llamativo, sí, y el libro no desmerece. Si te gustó "El guardián entre el centeno" casi seguro que te gusta. Un abrazo.

    Escala reducida: No es "Tan fuerte, tan cerca", pero creo que no te defraudará. Estaré atento a tu blog-twitter-goodreads. Un abrazo.

    Manel: Gente que ha visto más reseñas del libro me comentaba que todos lo ponían bien. Y ya ves, a mí también me ha gustado. Un abrazo.

    ResponderEliminar