27 de agosto de 2012

El mapa y el territorio




Seguramente conoceréis a Houellebecq, el enfant terrible de las letras francesas, uno de esos autores a los que se podría aplicar el típico comentario de que no deja a nadie indiferente. Desde su primera novela, Ampliación del campo de batalla, ya se observaba su madera reflexiva, su tristeza y desengaño subyacentes y una tendencia al escándalo, a lo pornográfico, que seguramente espante a los lectores más timoratos. Las partículas elementales (1998), adaptada hace unos años al celuloide, causó polémica y lo aupó al estrellato. El mapa y el territorio (2010) es su última novela, que como casi todas las otras ha publicado en España Anagrama.

En este caso nos parece encontrar un Houellebecq más neutro, más contenido, en una novela que percibimos distinta a otros libros del francés. La novela se centra en el mundo del arte. Jed Martin, el protagonista, es un fotógrafo y pintor exitoso. A lo largo del libro se describen algunas de sus obras (tengo entendido que a este procedimiento lo denominan écfrasis), de hecho así es como arranca la historia.

Conoceremos cómo comienza a exponer, toda la evolución de su obra y sus relaciones personales y advertiremos algunas disquisiciones sobre el arte (“a veces se decía que el arte debería quizá parecerse a aquello, a una actividad inocente y alegre, casi animal…”). El propio Houellebecq, en calidad de escritor francés de renombre, pasea por las páginas del libro. Sobre él comenta uno de los personajes: “Me parece un buen autor. Es agradable de leer, y tiene una visión de la sociedad bastante acertada”.

El Houellebecq personaje, que tiene varias conversaciones y algún encuentro con Jed Martin, con quien conversa largo y tendido sobre cuestiones creativas, es descrito desde la perspectiva externa del narrador en tercera persona que nos cuenta la historia de Jed Martin. Otro autor que encontramos en las páginas de El mapa y el territorio es el también galo Frédéric Beigbeder, en esta ocasión como amigo del propio Houellebecq.  

En su tercera parte, la novela contiene una trama policíaca con crimen e investigación incluidos. La relación con su padre y la presencia de la muerte son otros temas tratados en el libro.

Igual habéis oído también algo sobre la polémica por la inclusión en el libro de fragmentos copiados de Wikipedia. No sé qué opinaréis los que lo habéis leído, pero por lo que he podido ver son cosas muy puntuales y el propio autor avisa al final de que ha utilizado algún artículo de la famosa enciclopedia en línea como “fuente de inspiración”, por lo que expresa su agradecimiento. Un libro recomendado a quienes les guste la buena literatura en general y el mundo del arte en particular. La novela, por cierto, ganó el Premio Goncourt.

7 comentarios:

  1. Tengo este libro y Plataforma en la estantería desde hace no sé cuánto y no me animo... estas famas de transgresor me dan mucha pereza, no por lo que contenga el libro sino porque me suenan a mediáticas. Pero sé que al final le hincaré el diente.

    ResponderEliminar
  2. Todo lo que he leído de él me ha gustado. Es un gran escritor, un buen ensayista. Ensayo y ficción se entremezclan en sus novelas y eso, sumado al sexo explicito, marca característica de la factoría Houellebecq, consigue que su lectura sea adictiva, al menos para mí.
    En breve leeré El Mapa y el Territorio, que hace meses está en la lista de espera en mi mesita de noche.
    Tu reseña me ha empujado a acelerar su turno.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Hola Jesús,
    Me gusta Houellebecq, he leído varios libros, entre ellos el que nos traes, el que más me ha gustado ha sido "El mapa y el territorio". Hubo una época en que lo que escribía Houellebecq me parecía más de lo mismo, siempre igual aunque hace tiempo que tengo ganas de leer algo más, rebuscaré a ver qué encuentro. En el café, justo cuando llegué se debatía si Houellebecq era machista o no, lo de Wikipedia fue un escándalo en Francia, se hicieron eco Lire y Le Magazine Littéraire, es un autor rodeado siempre de polémica. Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  4. Pues me gusta este tipo de lectura, así que me lo apunto =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  5. edp: Yo te animaría a que probases con este, ya que lo tienes, me parece que es un autor al que merece la pena conocer al menos. "Plataforma" aún no lo he leído, pero respecto a lo que comentas de la transgresión "El mapa..." es mucho más comedido que, por ejemplo, "Las partículas elementales" o "Ampliación del campo de batalla". Un abrazo.

    Jordi: A ver qué te parece este, es un poco diferente al resto (al menos a lo que yo conocía). A mí también me parece un autor interesante. Lo que no sé es si atreverme con "Intervenciones"... Un abrazo.

    Yossi Barzilai: A mí me gustó desde el principio. Me sorprendían los excesos pornográficos pero tras eso se veía a un escritor que decía cosas interesantes. Como digo, este me pareció el menos escandaloso de los que leí, y quizá el más completo junto a "Las partículas elementales" en mi opinión. Un abrazo.

    Shorby: Apunta, aunque la lista va creciendo y creciendo... En este caso me parece buena literatura. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Hola. Siempre tengo en la cabeza leerme algo de este autor, pero por unas cosas o por otras, al final todavía no le he incado el diente. Pero caerá seguro.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Pues yo te recomendaría este para empezar, la verdad. Espero que te animes. Un abrazo, gracias por seguir.

    ResponderEliminar