20 de agosto de 2012

El día de la Independencia




Siempre había oído mencionar a Richard Ford como uno de los grandes nombres de las letras estadounidenses contemporáneas, pero hasta ahora no había leído ningún libro suyo. Así que pedí opinión a Oesido y de lo que me dijo, hace ya un tiempo, saqué en claro que tenía que leer El Día de la Independencia (lo próximo serán sus relatos). El libro, publicado en 1995, es una de las obras más celebradas de Ford, y para algunos una de las mejores novelas estadounidenses de finales de siglo.

El protagonista a la par que narrador de la novela es Frank Bascombe, a quien los lectores asiduos de Ford conocerán ya por El periodista deportivo. Bascombe es el paradigma del ciudadano medio norteamericano (no es un personaje heroico, pero tampoco llega a ser un antihéroe). Cuarenta y cuatro años, divorciado, con dos hijos, su vida pasa, según su percepción, sin pena ni gloria. En este momento trabaja como agente inmobiliario, y a lo largo de la novela se las verá con los Markham, unos clientes difíciles a los que ha enseñado más de cuarenta casas sin que se decidan por ninguna, y con los McLeod, que no parecen con muchas ganas de pagarle el alquiler. Si a uno no le atraen demasiado los pormenores de la profesión de Bascombe, esto no es problema porque hay que decir que el autor consigue que resulte ciertamente interesante. Sirva este fragmento de muestra: 

“Una economía de mercado, lo he aprendido, no está ni siquiera remotamente prevista para que una persona consiga lo que quiere. La premisa es que te ofrezcan algo que nunca habías imaginado que te pudiera gustar, pero que está a tu alcance, y en consecuencia lo aceptas y empiezas a encontrar modos de reconciliarte con esta solución y contigo mismo.”

Fino retratista del norteamericano medio, Ford nos ofrece aquí una novela de corte muy realista que nos acerca a la vida de Bascombe, a sus relaciones posteriores al divorcio o el siempre difícil oficio de ser padre. Todo ello sin heroísmos, como pedía Carver. El conjunto emana cierta tristeza y nos muestra a un escritor en plena madurez que obtuvo con esta novela los premios Pulitzer y PEN/Faulkner. Me ha gustado, me parece buena literatura.

8 comentarios:

  1. Llevo años oyendo hablar de este autor pero aún no me había decidido, está de más decir que me lo apunto y además para leerlo pronto, creo que sería, además, una buena conjunta. Lo mismo con Carver, al que mencionas, me llevé de aquí Tres rosas amarillas y no puedo esperar para empezarlo. Creo que yo también voy a empezar con este libro ya que tengo estas referencias. Gracias y un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Ya lo he apuntado en Goodreads, aunque todavía tengo pendiente "El loro de Flaubert" (otra interesante recomendación que me llevado de este rincón virtual). ¡Gracias por compartirlo!

    ResponderEliminar
  3. Pues me han recomendado varias veces al autor y todavía no me he puesto al lío, ya va siendo hora.
    Gracias por la reseña =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  4. Yossi Barzilai: Si fuese yo quien tuviese que decidir elegiría "Tres rosas amarillas", además de por ser una excelente manera de acercarse a Carver porque el libro de Ford tiene casi 600 páginas. Los dos me parecen buenos, pero el de Carver además de ser bueno es breve y, puestos a que decepcione, mejor decepcionarse con algo que no nos quite mucho tiempo, ¿no? Vosotros decidís, sobra decir. Estaré atento a vuestros comentarios, en cualquier caso. Un abrazo, te voy a tener que dar el premio al comentarista más constante, y en agosto, doble mérito. :)

    Shorby: Veo que no soy el único :) Besos.

    ResponderEliminar
  5. Soy incondicional de Ford, para mí es un grande. Eso sí, habría empezado por El periodista deportivo, que incluso me parece mejor que El día de la Independencia. Me parecen formidables también su Antología del cuento norteamericano y el prólogo a su a Antología de Chejov, que también se puede encontrar dentro de Flores en las grietas, publicado hace poco.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  6. A mí me tienen frita mi chico y mi mejor amiga con que lea a Ford, que es genial. Yo creo que a mí no me va a gustar tanto como a ellos, pero quién sabe, quizá si. En casa tengo este mismo pero como soy algo metódica preferiría comenzar por El periodista deportivo e ir en orden, ya te contaré mis impresiones. Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. edp: Pues a ver si leo también El periodista deportivo, creo que a Oesido ese no le gustó. Me gustó mucho la parte de la historia de los Markham, aunque no sólo eso. Gracias por recordarme la antología, seguro que es buenísima. Un abrazo.

    Carol: Jaja, entonces va a ser difícil que te escapes. Creo que yo también leeré "El periodista...". Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Offuscatio: No sé por qué, pero tu comentario se había almacenado en spam (!). Qué raro, nunca me había pasado. Gracias a ti por pasarte por aquí. Un abrazo.

    ResponderEliminar