28 de febrero de 2013

Crímenes




“Un agente de policía le dijo una vez a un magistrado de la Corte Federal que los defensores no son más que frenos en el coche de la justicia. El juez respondió que un coche sin frenos no sirve para nada. Un proceso penal funciona solamente en el marco de este juego de fuerzas.”

Ferdinand von Schirach se vale de su experiencia dilatada como abogado para relatar en Crímenes (2009), su debut en la ficción, una serie de casos penales principalmente centrados en homicidios. A mi modo de ver, el libro no exige mucho al lector. Los destellos de humanidad de alguna historia (como la del trastornado atracador de un banco del último relato) mitigan mi opinión no muy favorable sobre el volumen y me recuerdan algunos de los casos clínicos de El hombre que confundió a su mujer con un sombrero. Sin embargo, he de reconocer que la mayor parte de la lectura he pasado páginas sin mucho interés y me ha parecido, en cuanto a estilo, más bien pobre, por lo que no está lejos de poder ser considerado como fast food. Para los que busquen algo comercial de digestión rápida.

4 comentarios:

  1. Un texto poco entusiasta. De todos modos, lo que te quería comentar fue que me gustó mucho "Agosto, octubre". Una pena que el autor no se haya extendido un poco más. Seguramente volveré a repetir con esta delicada pluma. Gracias por animarme con la lectura. Un beso,

    ResponderEliminar
  2. Me alegro de que lo hayas disfrutado, Marisa. Es muy breve, sí, y por ahora lo único que he leído de Andrés Barba, así que habrá que seguir con él. Me dejó un poso melancólico que me gustó mucho. Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Bueno, este no me lo llevo por lo que nos cuentas pero sí que me llevé el de Barba via Marisa, a ver si le hinco el diente. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. El de Barba está bastante bien, ya ves que no soy el único al que le gustó. Tengo que seguir con el autor.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar