6 de agosto de 2014

Armonías de Werckmeister


Traigo hoy otra de esas películas de "no para cualquiera", pero que me parecen interesantes y comparto por si a alguien que pase por aquí le mereciera la pena. Hace unos días topé con una lista -tan discutible como casi todas- con las cien mejores películas de lo que llevamos de siglo XXI, y me sorprendió encontrar Armonías de Werckmeister (2000), del húngaro Béla Tarr, entre las diez primeras.

Película en blanco y negro, de aire melancólico y pausadísimo ritmo -como acostumbra el cineasta húngaro-, Armonías de Werckmeister expone el dramático contraste entre pureza, inocencia y sinrazón y violencia. Una cinta de poso poético, con fotogramas realmente bellos (véase la evocadora y significativa imagen de la ballena gigante en la plaza al final del filme) que se anclan y perduran en la retina del espectador.




Tras ver El caballo de Turín (2011) y las siete horas (sic) de Sátántangó (1994), Armonías de Werckmeister es la película de Béla Tarr con la que más he vibrado y disfrutado, la que encuentro más completa. Entre las películas de oír crecer la hierba, no obstante, Stalker (1979) creo que es mi predilecta. No le va a la zaga Paisaje en la niebla (1988). Y Japón (2002), de Carlos Reygadas, también me contenta. Nombro títulos de un tipo de cine que algún crítico le parece de "estética cargante", "aburrido" (desde luego no recomendable para impacientes o gente que busque en el cine mero entretenimiento) pero que, cómo no, da en ocasiones muy buenos frutos. Como digo, "no para cualquiera". Dejo tráiler y algunas imágenes:






2 comentarios:

  1. Gran película, no deja de conmoverme la escena inicial de la narración del eclipse.

    ResponderEliminar
  2. Hola, Antonio. Me alegro de que la aprecies, la escena que comentas es memorable.

    ResponderEliminar