28 de septiembre de 2011

Las desventuras del joven Werther



Así como hay libros que pasan desapercibidos en el momento en que se publican y cobran valor tiempo después de la muerte de su autor, otros en cambio se convierten al instante en superventas y perviven como clásicos durante siglos. Este último es el caso, por poner un ejemplo, del Quijote, y también de Las desventuras del joven Werther. Goethe escribió el libro a los veinticinco años y desde entonces siempre sería “el autor del Werther”. No eran pocos los que únicamente habían leído ese libro del alemán, la ropa que vestía el personaje se puso de moda en la época y hubo lectores jóvenes, tristes enamorados, que se quitaron la vida imitando al personaje. Sea como fuere, el suicidio se convertiría en uno de los temas predilectos de los autores románticos, y aquí entran también los españoles (ahí tenemos el caso de Don Álvaro o la fuerza del sino). Al parecer, el libro de Goethe llegó al punto de ser prohibido porque se decía que fomentaba el suicidio.

El argumento del libro es más bien sencillo. Werther es un joven sensible y apasionado que se queda prendado de Lotte, que está comprometida con Albert. Antes de presentársela a Werther, le explican que ella va a casarse, que mucho cuidado con enamorarse de ella, pero él es verla y caer rendido. Al parecer el libro tiene cierto componente autobiográfico. Goethe conoció en un baile a una tal Charlotte Buff y a su prometido, y se enamoró al instante de ella. Se hicieron amigos, pero la relación no pudo prosperar. Hay varios paralelismos entre Goethe y Werther (sus fechas de cumpleaños, por ejemplo, coinciden).

El caso es que el joven Werther se hace amigo de Lotte, va a su casa, se cartea con ella, la pinta en un retrato… Deben ser cosas de eso que llaman EL AMOR: si un día no puede verla, manda al criado para tener cerca a alguien que ese día haya estado con ella, alguien en quien se hayan posado sus ojos, como si eso le trajese parte de su luz. Y cuando recibe una carta, se la lleva a los labios, ya que ha sido tocada por ELLA. Pero en el fondo sabe que no será para él. No puede hacerse ilusiones. Y sin embargo se las hace. De la ilusión también se vive, dicen. Pero de la ilusión también se muere.

Hay un momento interesante en el que una conversación entre Werther y Albert anticipa el final trágico del libro. Werther se pone la pistola en la frente y Albert reconoce que le repugna que alguien pueda llegar a tal grado de locura como para pegarse un tiro: “El hombre que se deja arrastrar por las pasiones”, dice, “pierde totalmente el uso de la razón y debe ser considerado como un borracho, como un demente”.

La novela tiene forma epistolar, imitando a otras obras de la época. Está formada por las cartas que Werther le escribe a un amigo. Sólo hacia el final observamos a Werther desde una perspectiva externa, cuando el editor nos cuenta la etapa final de su vida, pero aun entonces se siguen insertando algunas cartas del protagonista. La prosa se caracteriza por su sencillez y claridad. Al ir dirigidas a un amigo, no están escritas en un estilo frío, sino vivo, cercano. Werther transmite una ilusión tan emocionada por cosas tan simples como el sentimiento que le produce el amanecer, el rocío en las hojas, que es triste saber cómo acabará.

Un clásico al que nunca está de más acercarse.

9 comentarios:

  1. Pues yo lo leí el año pasado y me gustó mucho. Es sorprendente que una obra escrita hace tanto pueda envejecer tan bien.
    Ayyy pobre Werther, qué trágico!!!

    Leí que el libro se prohibió porque muchos chicos de la época le imitaron y hubo muchos suicidios desde que se publicó. QUé fuerte, no?? Antes imitaban lo que leían, y ahora hacemos lo que sale por la tele ;)

    ResponderEliminar
  2. Ahhh se me olvidaba decirte que mi edición es la época de Franco y vienen los nombres traducidos (menos el de Werther), de tal manera que la amada se llama Carlota y el futuro esposo Alberto :)
    Qué manía tenemos en España de traducirlo todo!

    ResponderEliminar
  3. Tengo que reconocer que no conocía el libro a pesar de ser considerado un clásico pero me ha gustado lo que cuentas y si sumamos que a Isi también le ha gustado pues habrá que darle una oportunidad

    ResponderEliminar
  4. A mí me encanta Goethe y el romanticismo del XIX, y aunque he leído otras obras suyas, el Werther es la novela que más me gusta del autor alemán, de hecho creo que lo he releído al menos un par de veces y siempre lo disfruto muchísimo. Como dice Isi, hay libros que no envejecen nunca. Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Isi: Un poco trágico, sí, nunca conviene llegar hasta ahí. Y sí, parece que cuando no había tele los libros tenían más influencia en la gente, aunque no sé, también dicen que se leía menos que ahora. Lo que sí es cierto es lo de la influencia de la tele, aunque va perdiendo un poco de terreno en favor de internet (me niego a escribirlo con mayúsculas, aunque sea DIOS). Recuerdo tu edición viejuna, por cierto. Saludos, Isi.

    Tatty: Lo bueno de no conocerlo es que tienes la oportunidad de descubrirlo. Pero no quiero crearte demasiadas expectativas, a mí no es que me haya encantado pero sí es que está bastante bien, y ya ves que a Isi y Carol también les gustó mucho. Tiene la ventaja de que es corto.

    Carol: Aparte de este, de Goethe sólo había leído "Fausto", y eso fue en el instituto, así que algún día lo tendré que releer. En cuanto al Romanticismo del XIX, no he leído mucho, pero "Don Juan Tenorio" no me sorprendió. Tengo pendiente "Don Álvaro...", un libro que debía haber leído hace tiempo. De los románticos creo que me quedo con Leopardi, pedazo de poeta.

    ResponderEliminar
  6. Leí hace mil una reseña que no lo ponía nada mal y me lo apunté, que me llamó la atención.
    Ahora me lo has recordado y sigo igual, pero esperaré a más adelante para despejar un poco las lecturas pendientes =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  7. Ya le llegará su momento, la verdad es que hay tanto pendiente por leer... :)

    ResponderEliminar
  8. Es un clasicazo, sin ninguna duda, aunque hecho de menos en el post -y los comentarios- algún Juicio de Valor respecto del comportamiento de Werther. ?es estúpido? ¿es un loco? ¿está tan vacio que al llenarse de su amada, y no lograrla, se suicida? ¿es una lectura recomendable para adolescentes?

    ResponderEliminar
  9. No soy yo muy de juicios de valor, pero supongo que Werther lo que es es un muchacho apasionado que se obsesiona en exceso con alguien que no va a ser para él. Que acabe en el suicidio quizá parezca exagerado a nuestros ojos, o al menos poco sensato, pero supongo que hay que verlo como un arrebato típico del Romanticismo. Por decir algo. ¿Cómo lo ves tú?

    ResponderEliminar