30 de junio de 2012

Plazos de entrega




"Si hubiese tenido una semana más, el viejo artesano habría podido realizar un trabajo perfecto. Pero, por desgracia, los plazos de entrega eran inflexibles. Los dos matones, uno grande que se entretenía en hacer crujir sus nudillos, y su compañero fibroso y ratonil, pero con aquel brillo siniestro que le iba resbalando de la mirada, lo habían dejado muy claro.
-Pero es imposible tenerlo en una semana, es un trabajo muy complicado -protestaba el artesano.
-No nos cuentes tus penas, viejo, limítate a tenerlo el lunes y ya está.
-Pero yo no puedo responsabilizarme del resultado, yo…
-Que te calles.
El artesano bajó la cabeza, las manos repentinamente viejas y frágiles, temblándole a medias de rabia y de miedo. Recordó historias que otros artesanos le habían contado, entre susurros y mirando nerviosamente por encima del hombro. Historias que incluían dedos cuidadosamente rotos, palizas minuciosamente programadas, suicidios que la familia no era capaz de explicarse. Asintió con tristeza y ellos se fueron silbando, dejándole con todo aquel trabajo por terminar.
-Prefieren que esté hecho a tiempo a que esté bien hecho -se dijo el artesano en voz baja.
No le quedaba más remedio que terminarlo, como fuera, a trompicones.
Trabajó esa noche y también la noche siguiente, aunque estaba agotado y apenas sabía qué estaba haciendo. Con un esfuerzo sobrehumano, milagrosamente, lo tuvo listo en sólo seis días.
Y el séptimo descansó."

José Antonio Palomares Blázquez (Segundo premio del I Certamen de Microrrelato Joven "Ciudad de Algeciras").

No hay comentarios:

Publicar un comentario