23 de noviembre de 2012

El ángel Esmeralda




Si entráis a una librería podéis encontrar, aún calentito en la mesa de novedades, el último libro de Don DeLillo, que en mi caso he recibido por cortesía de PriceMinister dentro de su promoción para blogueros sobre los mejores libros del año.

Al igual que el libro de Salinger que estoy leyendo ahora, El ángel Esmeralda contiene nueve cuentos. Creo que decía Hipólito G. Navarro, escritor y cómo no defensor del relato corto, que así como hay autores que parecen escribir algún que otro relato entre novela y novela, digamos para descansar, algo que puede parecer poco considerado con el género del cuento, él lo que hacía en cambio era escribir, entre libro y libro de relatos, alguna que otra novela, porque para él lo más importante y lo más exigente eran los relatos. Quizá no lo esté explicando bien. El caso es que Don DeLillo parece de los primeros. En la contraportada leemos que este libro reúne los cuentos completos de DeLillo, así que teniendo en cuenta que son sólo nueve y que han sido escritos a lo largo de más de treinta años, no parece este el género predilecto del neoyorquino.

He de confesar que no me he sumergido demasiado bien en la lectura, no sé si por demérito del libro o por carencias personales. A ratos incluso me he aburrido. Estoy casi seguro de que no es de los mejores libros de DeLillo, aunque ya sabemos que es un hombre que escribe bien. Muy bien. Así que en cualquier momento es capaz de descolgarse con algo interesante, como a mi juicio resultan los diálogos entre dos extranjeros en Grecia durante un terremoto que encontramos en “La acróbata de marfil”, o las reflexiones de algún personaje en un relato futurista sobre la Tercera Guerra Mundial. Luego están las tramas. Si en un examen me preguntaran por los argumentos de todos los relatos del libro lo suspendería. Así de claro. Es el segundo libro que leo de DeLillo y, como Punto Omega (que ya sé que a muchos os parece grandioso), me ha dejado una sensación irregular, bien es cierto que con momentos ciertamente brillantes, ya que la escritura de este autor es de peso.

Seguiré haciendo incursiones en la obra de Don DeLillo. En el horizonte, no sé si muy lejano, libros como Ruido de fondo o Submundo.

Fragmento:
“-¿No sientes a veces un poder en tu interior -dice Vollmer-. Una especie de condición saludable extrema. Una salud arrogante. Eso es. Te sientes tan bien que empiezas a considerarte por encima de los demás. Una especie de fuerza vital. Un optimismo aplicado a tu propia persona que generas casi a costa de los demás. ¿No te sientes así a veces? (…) Seguro que hay palabra en alemán. Pero lo que quiero dejar claro es que esta sensación de poder es tan… no sé… tan delicada. Eso es. Hoy la tienes y mañana te sientes insignificante y perdido. Sale mal una cosita y te sientes perdido, te sientes débil más allá de toda medida, y derrotado, e incapaz de actuar poderosamente, por no decir con inteligencia. Todo el mundo tiene suerte, tú no la tienes, estás desamparado, triste, no sirves para nada, estás perdido.”

11 comentarios:

  1. Pues yo no me he estrenado con este autor y si lo hago no empezaré con esta novela. Me quedan una rara sensación esas novelas tan irregulares.

    ResponderEliminar
  2. Hola Jesús,
    Pues vaya, yo tenía ganas de leerlo pero me queda la sensación de que quizás el relato no sea.lo suyo. Algo parecido a lo que nos cuentas me ha pasado recientemente con Herta Müller. Sus novelas me encantaron, sin embargo, los relatos de En tierras bajas me dejaron más frío, me gustaron más los más extensos, sobre todo el que da título al libro. Bueno, al grano, a mí me gustaron mucho Punto Omega y Ruido de fondo. Tengo muchas ganas de leer Submundo al que llevo ya tiempo dándole vueltas porque, bueno.. ya sabes. A ver qué tal se da. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. De este hombre quiero leer Cosmópolis, que vi la peli y me encantó =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  4. Uyyy Jesús yo es que leí hace unos meses "Punto Omega" y no me gustó absolutamente nada, así que va a pasar mucho tiempo antes de que vuelva a animarme con Delillo...
    ;)

    ResponderEliminar
  5. Albanta: Pues creo que haces bien, casi seguro que DeLillo tiene libros mucho más alabados que estos cuentos. Un saludo.

    Yossi Barzilai: Igual es cosa mía, Jose, no me hagas mucho caso. Si el autor te gusta igual también te gusta este, a mí no me parece malo. Un abrazo.

    Shorby: Esa es la que hizo Cronenberg, ¿no? Un director interesante para mi gusto. De lo último que he visto suyo me gustó bastante "Promesas del este". Un abrazo.

    Pulgacroft: Parece que hay opiniones para todos los gustos... Por suerte hay mucho por leer y mucho donde elegir, así que no tenemos por qué obcecarnos con un autor. ;)

    ResponderEliminar
  6. Me pasa un poco como a ti, voy leyendo y dejándome llevar porque escribe muy bien, pero esperando algo que no llega, y al final casi ni lo recuerdas. He ojeado varios libros y sólo he conseguido terminar Americana

    ResponderEliminar
  7. Vaya, me alegro de que me acompañes en el sentimiento. Con todo, quiero leer al menos Ruido de fondo. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  8. A mí este libro (en teoría) me tiene que llegar, también de la mano de Priceminister, pero para mí que se acaba el mundo y nada.

    Pero vamos, después de haber leído tu reseña... pues no sé, lo mismo coincidimos en la apreciación y todo.

    ResponderEliminar
  9. A mí también me llegó bastante tarde, si eso te sirve de algo. Igual ha participado más gente de la que pensaban. En cualquier caso veremos qué impresión te deja de nuevo DeLillo. Y el de Cameron, claro... (creo que era ese el otro que te va a llegar). Ese a mí me gustó más. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. A ver qué tal está, lo tengo ya en casa y tengo muchas ganas de ponerme con él, yo soy de las que Punto Omega le pareció grandioso, así que igual lo disfruto más, no sé, los libros de relatos siempre son más complejos y difíciles de digerir que las novelas, así que ya te contaré cuando lo lea. Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Pues entonces igual sí que lo disfrutas más. Me gusta que digas eso de los relatos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar