7 de junio de 2014

¡Indignaos!


Casi todos habréis oído hablar de este libro, así que la historia es conocida. Su autor, Stéphane Hessel, que lo escribió con noventa y tres años, participó en la redacción de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948 y formó parte de la resistencia francesa durante la Segunda Guerra Mundial, llegando a ser confinado un tiempo en un campo de concentración. Con ¡Indignaos! (2010), pretendía hacer un llamamiento a la juventud para no caer en la indiferencia e invitaba a una insurrección pacífica ante los retrocesos en derechos conquistados años atrás. Eco no le faltó: el libro se convirtió en un fenómeno de ventas, llegando a tener millones de lectores, e inspiró incluso movimientos ciudadanos como el del 15-M en España.


Viñeta de El Roto en los días de manifestaciones del 15-M

El libro no es ni mucho menos un ensayo denso o de altos vuelos, más bien un esbozo sin gran complejidad o exhaustividad, más o menos como esta reseña. De modo que es probable que uno encaje la noticia de sus millonarias ventas con un arqueo de cejas y siete parpadeos por segundo.

La edición española viene con prólogo de José Luis Sampedro (enlazo a su famosa e interesante entrevista en el programa de Jordi Évole). Por cierto, el programa del susodicho da bastantes más argumentos para la indignación que el libro de Hessel, que en este sentido no va muy lejos y simplemente invita a mirar a nuestro alrededor porque los encontraremos. ¡Indignaos! tuvo una secuela en ¡Comprometeos! (2011).

Fragmento:
"...hagamos siempre un llamamiento a "una verdadera insurrección pacífica contra los medios de comunicación de masas que no proponen como horizonte para nuestra juventud más que el consumismo de masas, el desprecio de los más débiles y de la cultura, la amnesia generalizada y la competición a ultranza de todos contra todos"."

2 comentarios:

  1. Este libro lo leí el 15-M... Circularon varios ejemplares y se lee en un suspiro. En verdad, me parece sobrevalorado, y creo que el espíritu 15M es más y más complejo y ha superado al libro ampliamente.

    Gracias y un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Gracias por el aporte, Ana. Parece que coincidimos. Un saludo!

    ResponderEliminar