30 de junio de 2014

Intemperie



“La intemperie le había empujado mucho más allá de lo que sabía y de lo que no sabía acerca de la vida. Le había llevado hasta el mismo borde de la muerte…”

La historia que se cuenta es la siguiente: Intemperie llega al comité de lectura de Seix Barral como un manuscrito cualquiera de la plebe, de esa masa anónima que sueña con que le publiquen sus cosas, sin mediación de agente literario alguno. Lo leen y le ven muchas posibilidades. Lo lee el editor y le encanta. Se lo manda a un editor extranjero y más de lo mismo, de modo que antes de publicarse en España ya tiene los derechos vendidos a varios países. Tras una gran apuesta de marketing, Intemperie se convierte en un fenómeno de ventas, y su autor, Jesús Carrasco, es comparado con Miguel Delibes y Cormac McCarthy. ¿Debemos odiarlo por eso? No, o al menos no de antemano.

Intemperie (2013) es una novela de ambiente rural que se desarrolla en un pasado inconcreto marcado por una terrible sequía. En este marco agreste encontramos a un niño que acaba de escapar de casa y que intentará esquivar a sus perseguidores. Supongo que se puede decir que tiene tintes de novela de iniciación o bildungsroman, si nos ponemos finos. El vocabulario remite, como es lógico, al campo (chumberas, olivos, cencerros, zurrones, serones, carrizales…), y la prosa es pulcra y cuidada. Leyéndolo me vino a la mente la aspereza de Coetzee, y también el universo de Yuri Herrera. Con las páginas puede acabar resultando algo excesivo que se describa cada acción del personaje con tanta minuciosidad, como si el autor tratase en algún momento de exhibirse, pero imagino que son pequeños deslices aceptables en una primera novela y pulibles en el futuro. Que en la página 151 encontremos un gerundio mal empleado quizá no signifique más de la cuenta, simplemente que uno ha estudiado filología y a veces puede resultar un poco quisquilloso.

Lo que sí quiero resaltar es que me alegro de que una editorial –grande, en este caso- apueste por –y gane con- una obra “literaria”, que demuestra calidad y rigor. Seguramente Intemperie no sea una novela perfecta, pero me parece que ahí hay talento y vocación y para mí eso es importante.

Fragmento:

“Visualizó la moto del alguacil aparcada frente a la entrada: una robusta máquina con sidecar con la que recorría el pueblo y los campos dejando tras de sí nubes de polvo y estruendo. El chico conocía bien ese sidecar. Había ido muchas veces en él cubierto con una manta polvorienta. Le vino a la memoria el olor a grasa bajo la lana y los remates de hule craquelados alrededor de la pieza. El ruido de aquel motor era para él la trompeta del primer ángel. La que mezcló fuego y sangre y los arrojó sobre la Tierra hasta quemar toda la hierba verde.
Sólo el alguacil disponía de un vehículo a motor en la comarca y, que él supiera, sólo el gobernador poseía un vehículo de cuatro ruedas. Él nunca lo había visto, pero había oído cientos de veces la historia de cuando fue al pueblo para inaugurar el silo de grano.”


P. D. ¿Tan mal está la cosa como para que una editorial de un gran grupo, como Seix Barral, no ofrezca una encuadernación cosida en este libro, con una propia más bien de una edición de bolsillo? Me pregunto.

10 comentarios:

  1. Jesús, precisamente he sacado hoy esta novela de la biblioteca para empezarla en unos días porque sólo he oído cosas buenas de ella, así que espero no cogerla con demasiadas expectativas. A ver qué tal. Me ha gustado mucho tu reseña porque creo que cuentas bastante bien lo que me voy a encontrar en este libro.
    Yo he notado hace tiempo que la editoriales (las grandes) han bajado mucho la calidad de sus ediciones: lo que dices sobre el (no) cosido, papel malo, etc...por eso cuando ahora me compro un libro con todos estos detalles cuidados valoro mucho más a la editorial. No sé si es cosa de recortar por ahí y mantener (más o menos) precios...
    Gracias por esta magnífica entrada Jesús.
    Saludos :)

    ResponderEliminar
  2. Gracias por leer la entrada! No pretendo generar grandes expectativas, que la mayoría de las veces no traen nada bueno, así que no me hagas mucho caso.

    Arrimando el ascua a mi sardina, "El rayo que nos parta" sí tiene encuadernación cosida y está editado con mucho cariño, a pesar de ser autoeditado (yo ahí lo dejo por si cuela, jeje).

    Un saludo. :)

    ResponderEliminar
  3. He aquí una opinión desinteresada sobre "El rayo que nos parta": amén de cosido, doy fe de que encierra historias propias de la literatura fantástica narradas en un estilo que atrapa de principio a fin. Saludos desde Linares.

    ResponderEliminar
  4. Ya ves, Pulgacroft, mi club de fans se te abalanza. ;)

    Un saludo, Ramón.

    ResponderEliminar
  5. Ya veo ya...pues sí que me interesa. Ahora estoy con el móvil pero cuando esté en el ordenador miro cómo tus enlaces para hacerme con él Jesús.
    :)

    ResponderEliminar
  6. Pues si consigo en ti una nueva lectora sería un motivo de alegría, la verdad. Además me consta que te gustan los relatos. Escríbeme o dame un correo electrónico y te informo de cómo conseguirlo. Se agradece el interés.

    Un saludo y buen fin de semana!

    ResponderEliminar
  7. Jesús cuéntame, cuéntame: pulgacroft@gmail.com
    ;) saludos y feliz semana!

    ResponderEliminar
  8. Leído "Intemperie" me encantó, Jesús. Te dejo el enlace a mi reseña (por si te interesa) en mi blog de lecturas.
    (Con el tuyo todavía no me he puesto, ya te diré ;) )
    Saludos!!

    http://viajesdesdelsillon.blogspot.com.es/2014/07/intemperie-de-jesus-carrasco.html

    ResponderEliminar
  9. Pues voy a echarle un ojo a tu entrada...

    ResponderEliminar