4 de abril de 2012

La era del vacío



Como este blog funciona a modo de cuaderno de lecturas, dejo aquí noticia de este ensayo que acabo de leer. La era del vacío (1986) lleva el subtítulo de “ensayos sobre el individualismo contemporáneo”. El autor, Gilles Lipovetsky, es un filósofo y sociólogo francés, profesor y analista de la posmodernidad. La verdad es que me ha resultado bastante interesante el libro, me parece un análisis lúcido y, aunque fue publicado en 1986, sus reflexiones siguen siendo vigentes y algunas de las tendencias que apuntaba se han acentuado. Así que sigo con curiosidad de continuar leyendo a Lipovetsky, creo que lo próximo será El imperio de lo efímero. Dejo la lista de capítulos que componen el libro para que tengáis más pistas de su contenido los que no lo hayáis leído: I. Seducción continua, II. La indiferencia pura, III. Narciso o la estrategia del vacío, IV Modernismo y posmodernismo, V. La sociedad humorística, VI. Violencias salvajes, violencias modernas. Y, para terminar, un fragmento del prefacio:

“…el individualismo hedonista y personalizado se ha vuelto legítimo y ya no encuentra oposición; dicho de otro modo, la era de la revolución, del escándalo, de la esperanza futurista, inseparable del modernismo, ha concluido. La sociedad posmoderna es aquella en que reina la indiferencia de masa, donde domina el sentimiento de reiteración y estancamiento, [….] La sociedad moderna era conquistadora, creía en el futuro, en la ciencia y en la técnica, se instituyó como ruptura con las jerarquías de sangre y la soberanía sagrada, con las tradiciones y los particularismos en nombre de lo universal, de la razón, de la revolución. Esa época se está disipando a ojos vistas; en parte es contra esos principios futuristas que se establecen nuestras sociedades, por este hecho posmodernas, ávidas de identidad, de diferencia, de conservación, de tranquilidad, de realización personal inmediata; se disuelven la confianza y la fe en el futuro, ya nadie cree en el porvenir radiante de la revolución y el progreso [….], Sociedad posmoderna significa en este sentido retracción del tiempo social e individual, al mismo tiempo que se impone más que nunca la necesidad de prever y organizar el tiempo colectivo, agotamiento del impulso modernista hacia el futuro, desencanto y monotonía de lo nuevo, cansancio de una sociedad que consiguió neutralizar en la apatía aquello en que se funda: el cambio. Los grandes ejes modernos, la revolución, las disciplinas, el laicismo, la vanguardia han sido abandonados a fuerza de personalización hedonista; murió el optimismo tecnológico y científico al ir acompañados de los innumerables descubrimientos por el sobrearmamiento de los bloques, la degradación del medio ambiente, el abandono acrecentado de los individuos; ya ninguna ideología política es capaz de entusiasmar a las masas, la sociedad posmoderna no tiene ídolo ni tabú, ni tan sólo imagen gloriosa de sí misma, ningún proyecto histórico movilizador, estamos ya regidos por el vacío, un vacío que no comporta, sin embargo, ni tragedia ni apocalipsis.” 

6 comentarios:

  1. La verdad es que no leo muchos ensayos, y este no me ha llamado la atención. En este tiempo, en que estoy en clase, prefiero la ficción...
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. A mí sí me gustan, me quedo con tu filósofo, intentaré buscar antes una entrevista o algo asì.

    ResponderEliminar
  3. Que cierto es esto :"la sociedad posmoderna no tiene ídolo ni tabú, ni tan sólo imagen gloriosa de sí misma, ningún proyecto histórico movilizador, estamos ya regidos por el vacío, un vacío que no comporta, sin embargo, ni tragedia ni apocalipsis.”

    ResponderEliminar
  4. Pablo: Tampoco yo leo mucho ensayo, ha sido últimamente cuando me he propuesto leer un poco más. Además a veces me siento un poco saturado de tanta ficción y me gusta variar. Un saludo.

    Icíar: Muy bien, seguro que algo interesante encontrarás si te decides a leerlo.

    Camila: Creo que el libro podría interesarte. Prueba a echarle un vistazo.

    ResponderEliminar
  5. Jesús, soy Icíar de Los mil y un libros. Me gustaría avisarte pero no estoy muy segura si el aviso que te mandé lo has recibido o está en tu bandeja de correo no deseado o spam.
    Mira a ver, o por si las moscas, mi email es iciar@losmilyunlibros.com

    Abrazos

    ResponderEliminar
  6. Gracias, Icíar, ya he comentado en la entrada del concurso. Un abrazo.

    ResponderEliminar