23 de noviembre de 2011

Crimen y castigo


Cuando uno oye hablar de alguno de los grandes escritores de las letras universales suele adjudicarles una vida burguesa y relajada, llena de comodidades, una vida digamos de funcionario. Sin embargo son muchos, se diría que demasiados, los ejemplos de grandes escritores que terminaron sus días en la miseria, y tampoco faltan los que, por unas u otras razones, dieron con sus huesos en la cárcel. Cervantes es un ejemplo, César Vallejo otro, y también es el caso de Dostoievski.

La verdad es que sobran las presentaciones cuando uno se dispone a hablar de Crimen y castigo, una de esas creaciones capitales de la literatura universal. Para cualquiera que se haya acercado mínimamente al mundo literario, Raskolnikov es, junto a don Quijote, Ulises, Julieta Capuleto o Sherezade, uno de esos nombres conocidos aunque uno no se haya leído el libro.

La historia también la conoceréis. Raskolnikov es un joven de veintitrés años, ex-estudiante, que vive en San Petersburgo en la miseria. Le debe dinero a su patrona, por cuya puerta tiene que pasar cada vez que sale a la calle, y empeña los pocos objetos valiosos que le quedan en la casa de una vieja prestamista. En esta situación, Raskolnikov incuba una idea, una de esas ideas que surgen de buenas a primeras, de forma casual y sin que sepamos cómo, y que, aunque nos horripilan, aunque nos parecen repugnantes, van creciendo poco apoco, se hacen tangibles y acaban por devorarnos como una tenia solitaria. Así, Raskolnikov verá en el asesinato de la vieja usurera la solución a todos sus problemas. Lo que genera la intriga en el libro parece que no es si descubrirán o no al autor del crimen, ya que el mismo título nos da la respuesta, sino más bien la forma en que una persona concreta, Raskolnikov, puede llevar en la conciencia el haber matado a alguien, y cómo eso afecta a su vida hasta tal punto que llega un momento en que la expiación, el cumplimiento de la pena, se torna la única salida a lo que se convierte en poco menos que un infierno.

En esta trama policial se incorporan también las historias de distintos personajes. La muerte de Marmeladov, la llegada a San Petersburgo de la madre y la hermana de Raskolnikov, y el posible casamiento de esta última, son algunas de ellas, que completan una novela clásica, una de las cumbres de esa forma de novelar del siglo XIX que hoy, desde nuestra perspectiva, nos puede parecer excesivamente prolija en detalles pero que en su momento fueron grandes monumentos y siguen siéndolo. 

9 comentarios:

  1. Este es un pedazo de clásico que tengo todavía pendiente =)
    A ver cuándo cae...

    Besotess

    ResponderEliminar
  2. Es una novela espectacular. Aunque creo que me gustó más "Los hermanos Karamazov". Está claro que es una de esas novelas que hay que leer, antes o después.

    ResponderEliminar
  3. Bueno, como ya te he dicho por Twitter, probablemente una de mis novelas favoritas de la historia de la literatura. Es mágica. Quizá influyó que cuando la leí obligada en el instituto, pensé que sería un peñazo, y fue todo un descubrimiento, gracias a una profesora de literatura magnífica que nos ayudó a comprenderla un poco más.

    ResponderEliminar
  4. Shorby: Seguro que no eres la única que lo tiene en lista, es de esos libros que casi todo lector que se precie tiene intención de leer. Yo hace tiempo que quería leerlo, y mira, por fin ha caído. Un abrazo.

    La hierba roja: A mí en cambio, no sé por qué, me da más pereza ponerme con los Karamazov. Supongo que porque pienso que sin la intriga del crimen de Raskolnikov se haría un poco largo aguantarle otra novela así de extensa al ruso. Pero claro, "Los hermanos..." también tendrá sus atractivos. Creo que a continuación probaré con las "Memorias del subsuelo".

    Atram14: Vaya, una profesora que obliga a leer este libro en el instituto debe ser o muy amada o muy odiada. Como comentas, la experiencia me dice que cuando se ve un libro en clase y alguien que entiende te lo comenta se le saca mucho más partido. Así que te envidio un poco que te lo hicieran leer. Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. el primer "gran" libro que leí de joven, y luego he releído. Ojo con la edición que compráis/tomáis prestada, debe ser una traducción directa del ruso; abundan las traducciones al francés y luego al español, y son una auténtica "kk", es como leer otro libro distinto (y por supuesto mucho peor)

    ResponderEliminar
  6. Creo recordar que fue el primer libro suyo que leí y me entusiasmó, es realmente uno de los grandes, cada libro suyo es una pequeña joya. Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Ignatius: La edición es la de Cátedra, así que creo que no hay problema ;) Pero sí que me pasó algo así con "El jugador", no sé si porque estaba traducido del francés.

    Carol: Pues coincidimos, qué te voy a decir yo. Supongo que será uno de sus libros más conseguidos. A ver qué tal "Las memorias del subsuelo". Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. También me gsutó mucho Memorias del subsuelo, es que si me paro a pensar creo que no ha habido ni un solo libro suyo que no me haya entusiasmado, hasta El jugador que dicen que es una obra menor me gustó mucho.

    ResponderEliminar
  9. "El jugador" no está mal, pero me parece que te gusta más que a mí Dostoievski.

    ResponderEliminar