6 de noviembre de 2011

El frente ruso



Primer asteroide que cae en mis manos, y la verdad es que, en lo que a la edición se refiere, ha sido agradable la lectura. Desde luego que repetiré.

La novela se centra en el derrumbamiento del sueño de un joven, algo inocente, que ingresa en la diplomacia pensando que así podrá viajar mucho, pero sus ideales chocan con la realidad, con la incompetencia o ineptitud de algunos con los que se topa o el hecho de ser destinado a un departamento que nadie quiere y en el que, al contrario de sus expectativas, pronto queda claro que no va a conocer muchos países.

El libro funciona como una sátira del mundo burocrático en el ámbito de la diplomacia. Tiene momentos que pueden resultar divertidos (en mi caso, el episodio de las bailarinas con burka) y momentos pretendidamente divertidos que igual no nos hacen mucha gracia. En la editorial han usado para calificarla el adjetivo “desternillante”, que a decir verdad me parece un poco hiperbólico y me hizo esperar unos grados de acidez que luego no he encontrado. Pero sí, el libro en su conjunto es entretenido, se deja leer y gustará a más de uno, si bien no llevará al orgasmo a los más exigentes. Pero me hizo reír en algún momento, y hacia el final sentí algo. Así que, aunque no me haya encantado, mi opinión tampoco es muy negativa. Escribe el protagonista:

“Creo que he perdido mi capacidad de soñar. Espero, simplemente. Espero que algo suceda en mi vida. A veces miro a lo lejos, hacia el horizonte, sigo con la vista el vuelo de una paloma, espero que esta venga a estrellarse contra mi ventana. Eso me distraería un poco. Pero no sucede nada. Vivo y no pasa nada. Habré vivido y nadie se habrá enterado. Algunas veces no puedo contener mis lágrimas.”

Triste, muy triste eso de perder las ilusiones. Quizá sea ese el tema del libro: la disolución de los sueños, la aparición fatídica del desengaño. Y por otro lado está toda la sátira de ese mundo. No está mal. La relación amorosa sí que me pareció un poco de relleno, sin chispa, pero eso igual lo digo porque soy un poco quisquilloso.

Un libro corto, que se lee rápido y entretiene. Valoración: 3/5.

4 comentarios:

  1. No lo conocía así que ¡gracias por acercármelo! Aunque pinta bien, de momento, no me lo anoto.

    Besos, te sigo

    ResponderEliminar
  2. De acuerdo, ¡gracias por seguir!

    ResponderEliminar
  3. Pues a mí la novela me gustó más de lo que te ha gustado a ti.

    Tiene algo más, no sólo la simple gracia en el uso de las palabras o en las situaciones que le ocurren (el inicio del libro con el tema de la maleta), sino que deja entrever algo más, como bien comentas: la desilusión, el tratar de ayudar.

    Aunque una cosa sí que tengo que decir: de los que he leído de Libros del Asteroide es de los más flojos, pero no porque éste sea flojo en sí, sino porque tiene libros brutales (no caeré en recomendar de nuevo "El pentateuco de Isaac", de Ángel Wagenstein).

    Pero bueno, me alegro que al menos le hayas dado un 3/5. (Y sí, te llamo quisquilloso y me quedo tan pancha ;)

    ResponderEliminar
  4. Yo tampoco caeré en volver a decir que leeré "El Pentateuco...", pero es cuestión de tiempo. Sé que Libros del Asteroide es una editorial que te gusta, yo aún no había leído nada pero hay varios que me interesan mucho. De este también me gustó que en la parte final se hablara del cine de Jim Jarmusch, aunque el protagonista no lo conociera. Algunas cosas me hicieron gracia (como lo de las bailarinas con burka), pero ya digo, esperaba algo más. En cuanto a lo de llamarme quisquilloso, he de decir que no esperaba menos de ti. ;)

    ResponderEliminar